Las ventajas de instalar una tarima de madera en el jardín


Cuando hablamos de un jardín exterior en la vivienda solemos pensar en un espacio con césped natural o incluso sintético. Sin embargo, cada vez está más de moda el uso de las tarimas de madera para cubrir zonas de estar en el jardín. Son un recurso muy cómodo que no requiere el mantenimiento del césped natural y resulta mucho más natural que el sintético. El acabado, los colores y las bondades de este material hacen que su demanda en el mercado haya crecido de manera considerable en los últimos años.

Las tarimas de madera para exteriores se han convertido en una de las mejores opciones para el jardín y/o la terraza. La selección a este respecto es bastante amplia, por lo que resulta francamente muy accesible poder decantarnos por la tarima que mejor se adapta a nuestras necesidades.

Es cierto que no todas las maderas son aptas para instalar en el jardín, tal y como nos indican en la Empresa IPE Maderas, las maderas naturales más óptimas para instalar en exteriores son el IPE, la ITAUBA y el CUMARÚ. Desde Guía de Jardín, pensamos que siempre hay que dejarse asesorar para saber cuál es la más adecuadas para nosotros.

Principales ventajas de la tarima de madera para exteriores

En primer lugar hay que destacar la capacidad que tienen las tarimas de madera para aislar la temperatura. Sea cual sea la estación del año en la que nos encontremos, la madera conservará una temperatura muy agradable para poder caminar sobre ella.

Por otro lado, no hay que olvidar el componente estético que ofrece una tarima de este tipo. Las láminas de madera brindan un elemento diferenciador a cualquier estancia, aportando elegancia y calidez. La tarima de madera natural siempre será en este sentido la mejor solución para un espacio como este ya que aporta una estética actual y minimalista.

Sin ir más lejos, las tarimas de IPE poseen una gran variedad de tamaños, por lo que resultan una alternativa perfecta para todos los estilos.

Hay que recordar también que la madera, por su composición, forma y acabado, es mucho más limpia que otros materiales, lo que redunda en una mayor higiene. No en vano, es capaz de reducir la acumulación de polvo y otros elementos poco agradables o que perjudiquen a la salud.

Por último, habría que señalar otras ventajas a grandes rasgos de las tarimas de madera para exteriores:

  • Valor añadido: la tarima de madera revaloriza la casa haciéndola más atractiva
  • Fácil limpieza
  • Resistente al uso intenso y al paso de los años gracias a su dureza
  • Soporta el calor y se calienta menos que otros tipos de tarima o pavimentos

En definitiva, se puede decir que la tarima de madera para exterior posee una forma distinguida y la mejor calidad para revestir cualquier superficie del jardín, creando un ambiente único y limpio. Gracias a este elemento, el jardín dará un vuelco y ganará en calidez y elegancia, adquiriendo un estilo especial y genuino.

2 comentarios

  1. Hola Monica, muy interesante, me gusta esta opción. Besinos.

    ResponderEliminar
  2. No cabe duda amiga Monica que es una buena opción y que cada día nos inclinamos más y cuenta con muchos más adeptos este bello y estético material de toda la vida como es la madera.
    Muy buena información.
    Un fuerte abrazo y que tengas buen fin de semana.

    ResponderEliminar

Puedes comentar o sugerir cualquier cosa, procuraré contestar lo antes posible.

Gracias!

Instagram @guiadejardin