Violetas de caramelo


En invierno no hay violetas en el jardín. A falta del perfume de las flores naturales, nada mejor que disfrutar del aroma de los caramelos. Los caramelos de violeta son, desde siempre, mis caramelos preferidos. Pero son dulces antiguos, pasados de moda, y no se encuentran en cualquier parte como las gominolas y esas "chuches" raras que venden ahora. En Valencia yo los he encontrado en un par de sitios, pero donde no fallan nunca es en una pequeña tienda de la Plaza de Canalejas en Madrid. Se llama La Violeta, venden otros tipos de bombones y caramelos, pero su especialidad son las violetas.


La Violeta es una tienda muy antigua, centenaria, pero continúa en el mismo lugar y con el mismo aspecto que el día de su inauguración. En sus escaparates predominan todo tipo de dulce de violetas: caramelos, bombones, sirope o flores escarchadas. Ya puedes imaginar el aroma cuando entras en la tienda, un comercio de dimensiones bastante reducidas pero llena de violetas hasta el techo.


Yo no he tenido la oportunidad de viajar a Madrid este invierno, pero María pasó allí unos días durante las fiestas navideñas. Cuando me preguntó qué quería que me trajera de recuerdo, no lo dudé: "un paquete de violetas!". Y gracias a ella he podido disfrutar de las deliciosas violetas. Su aroma me recuerda la primavera y las pequeñas flores que salen en el jardín. 


Si conoces estos caramelos coincidirás conmigo en que están riquísimos. ¿Verdad? Y lo mejor es que he descubierto muchísimas recetas en los que se utilizan. Ahora ya no me quedan suficientes para probar, pero cuando vuelva a verlas compraré un buen paquete para hacer helado, yogur o gelatina.

4 comentarios

  1. Me has hecho recordar cuando una amiga de mis padres nos traía siempre que venía de Madrid esos caramelos de violeta,...tan ricos,...Gracias por hacernos recordar. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gracias compartir recuerdos tan parecidos. Gracias a ti, Raúl!

      Eliminar
  2. No he probado nunca caramelos de violetas, pero tienen que estar buenísimos, lo que sí he comido es un excelente helado de violetas que hacen en un restaurante al que voy algunas veces y siempre me lo pido ¡me encanta!
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte! Yo también me pediría ese helado, seguro!!!
      Un beso, Montse.

      Eliminar

Puedes comentar o sugerir cualquier cosa, procuraré contestar lo antes posible.

Gracias!

Instagram @guiadejardin