La glicinia vuelve a florecer


La glicinia es una trepadora caduca de floración primaveral. Sus flores aparecen tempranas, antes incluso que las hojas, y cuando se marchitan no es de esperar volver a ver más flores hasta la siguiente primavera. Mi glicinia florece muy temprano, probablemente por la ubicación protegida y por recibir los rayos solares desde primeras horas de la mañana. En marzo suele cubrirse de racimos de flores color púrpura que exhalan un delicioso aroma dulzón.



Pero sin saber la razón o el motivo, hay años en que nos sorprende con una segunda floración que, aunque no tiene nada que ver con la primera, siempre produce mucha alegría. Y nada tiene que ver ni en cantidad ni tamaño de las flores, que ahora solo salpican el arbusto por aquí y por allá en racimos algo más largos pero menos densos. Tampoco huelen igual, el aroma de estas flores casi veraniegas es mucho más tenue.


A pesar de no ser igual, siempre produce ilusión ver nuevas flores, más cuando ya no esperas verlas durante todo un año. Pronto llegará el verano y la canícula mediterránea, ese periodo de tiempo en que el calor deja exhaustas nuestras plantas y no permite que abunden las flores. Hasta entonces disfrutaremos de todas ellas, las más esperadas y las menos.


¡Feliz fin de semana!

Relacionado

4 comentarios

  1. Pero mira que uno no se puede cansar nunca de decir lo bien bonita que es la glicinia. Muchas gracias por mostrarla y por como cuentas las cosas. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Es fantástico que la Glicinia te vuelva a florecer, aprovéchate y disfrútala porque como has dicho en verano con el calor se pone el jardín muy mustio.
    Unas fotos preciosas, Mónica.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Preciosas fotos Monica, la mía estaba preciosa, pero una helada tardía me la dejo echa polvo. Besinos.

    ResponderEliminar

Puedes comentar o sugerir cualquier cosa, procuraré contestar lo antes posible.

Gracias!

Instagram @guiadejardin

Subscribe