Ultima semana de verano (o volviendo a la bendita rutina del otoño)


Las últimas semanas han pasado como un torbellino, el inicio del curso escolar nos ha tenido sumidos en un cúmulo de preparativos para la vuelta a las clases de los chicos: recopilar libros, organizar horarios, reuniones en el colegio, etc. Una serie de tareas que repetimos cada final de verano año tras año pero que siempre nos pillan como si fuera la primera vez. Quizás no tanto, pero yo ya hace 17 que repito y no consigo acostumbrarme. Hoy por fin puedo decir que todo está bien encarrilado.

Resumen de mi jardín en primavera y verano 2016

De esta manera hemos estamos viviendo el final del verano y arrancamos hoy la última semana de esta estación que ha estado llena de todo tipo de momentos: buenos, malos y regulares, pero de los que procuraremos olvidar lo que no haya sido realmente maravilloso. 

Y esto, que aplico como norma en el plano personal y familiar, lo haré extensivo al jardín. Que comenzó la primavera como un precioso vergel y ha ido decayendo hasta convertirse en una pequeña calamidad, un revoltijo de plantas sobredimensionadas, desordenadas, atacadas por insectos o secas por falta de agua. Otoño es siempre tiempo de limpieza ahí fuera, este año la tarea será más costosa pero tras eliminar plantas muertas, reducir a la mínima expresión las sobrecrecidas y hacer todo lo posible por recuperar el césped, ya estará todo listo para afrontar la temporada fría.

Para empezar esta última semana de verano quiero dejar aquí constancia de aquellos momentos en que el jardín estaba en todo su esplendor, nos regalaba montones de flores, atraía mariposas y abejorros durante el día y por las noches nos proporcionaba un espacio fresco donde cenar y hacer tertulias con amigos. Aquí va una selección en imágenes:

Los primeros síntomas de primavera en mi jardín aparecen en forma de botones florales en la glicinia, antes incluso que las hojas, se forman diminutos racimos que son el presagio de unas flores extraordinarias. Son las primeras en florecer e inundan de perfume el jardín. Mientras ellas ya están luciendo, los rosales todavía son brotes rojizos de hojas y ramas nuevas.


A la vez van asomando los bulbos de primavera (tulipanes, en la foto) y los hemerocallis...


Primera calamidad de primavera: Una poligala que hay junto a los tulipanes y los hemerocallis ha crecido tanto que no ha permitido a las herbáceas desarrollarse por completo y no han florecido. Hay que planear qué hacer con ellos la próxima temporada.

Conforme avanzaron los días y las temperaturas se mantenían cálidas comenzaron a aparecer otras flores: las rosas, las dimorfotecas, salvias, etc, y ya en verano las plantas que requieren más calor: agapantos, tulbaghias, mirabilis jalapa, jazmines, etc. La verdad es que han sido tantas flores y tan bonitas las que nos han acompañado cada día que poco lugar dejan en el pensamiento a los últimos desastres acontecidos y esto nos permite afrontarlos con tranquilidad para encontrar la mejor solución. Me refiero en concreto a la avería en el sistema de riego, que todavía tengo pendiente arreglar.


Este año he disfrutado especialmente con las hortensias. Mi antigua planta de hortensias macrophylla tiene ya catorce años de edad, adornaba el patio de Lucía durante la Primera Comunión de una de mis sobrinas y un par de años después se vino a mi casa (tras muchas peticiones mías :-). Junto a ellas hay otra maceta con unas nuevas hortensias que han llegado de la mano de una amiga de Gijón y el cambio parece que les ha gustado. Mis viejas hortensias son las que tienen un color rosa suave, mientras que las recién llegadas son de un rosa más subido y la flor se ha abierto antes.


El césped es el que ha sufrido un poco los últimos días de verano, por fortuna, el corte regular del robot cortacésped ha evitado que el desastre sea mayor porque mientras corta va triturando la hierba, la muerta también y así se perjudica menos a las plantitas que aún siguen vivas.


Al final del verano todavía hemos disfrutado de algunas rosas, las del patio, que están más resguardadas y son las primeras que notan el descenso de temperaturas. Las plantas en las macetas de la terraza también estaban bonitas y las suculentas en su mejor momento. Muchas las compré a principios de temporada en macetas diminutas, las trasplanté a tiestos más grandes y han agradecido el cambio.


Y hasta aquí el resumen de la temporada que está a punto de terminar. El próximo 22 de septiembre, los que vivimos en el hemisferio norte entramos en el otoño y los que estáis en el hemisferio sur, estrenáis primavera. Tanto a unos como a otros os deseo muchos éxitos en vuestros jardines y feliz cambio de estación.

Relacionado

7 comentarios

  1. HOLA MONICA!!Aca en Argentina, comenzamos esta maravillosa estacion!!Dejando atras un invierno bastante frio!LASflores estan a todo vapor,aromas y vistas de jardines enblematicos!!Quiero felicitarte por tu bloog,me alegran la mañana,ver las notas y fotos con que ilustras tus comentarios.Seguimos en contacto!!!! y suerte con este otoño de ustedes, que tambien es un mes de disfrute de colores y temperatura!besos y abrazos!MARISA de ROSARIO

    ResponderEliminar
  2. Hola Monica, preciosas fotos, todo se ve precioso y ahora en el otoño también se puede disfrutar aún del jardín, un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  3. Esta claro que el otoño da más faena por los estragos que hace en el jardín veranos tan duros pero la verdad que también le da un montón de tonalidades. A demás con la buena mano que tienes esto se soluciona en un periquete. Besos.

    ResponderEliminar
  4. el otoño tambien aporta cosas y en una zona como la tuya aun permite sacarle partido al jardin

    ResponderEliminar
  5. Gracias por vuestros comentarios! A ver si hay suerte y este otoño puedo arreglar desperfectos.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Tú jardín es maravilloso en cualquier estación, aunque yo lo veo mejor en Otoño que es mi preferida.
    Bsssss

    ResponderEliminar

Puedes comentar o sugerir cualquier cosa, procuraré contestar lo antes posible.

Gracias!

Instagram @guiadejardin

Archivo del blog

Subscribe