Terminalia catappa, almendro indio y sus beneficios


Terminalia catappa, también conocido como talisay o almendro indio, es un árbol frondoso y de gran tamaño que puede alcanzar los 35 metros de altura. Su hábitat natural se extiende por las regiones de clima tropical de Sudamérica, Asia y Oceanía y formaba parte de la medicina natural de los pueblos de estas regiones. También aprovechaban su madera, resistente al agua y la humedad, para construir sus viviendas y embarcaciones. La corteza y los frutos contienen taninos que tiñen de negro y que se usaban antiguamente en la India para colorear telas.

Almendro indio, el árbol de los aficionados a los acuarios

El Terminalia catappa se emplea en jardinería como árbol ornamental por su bello porte y la sombra que proporcionan su frondosa copa. Las hojas adquieren atractivos colores otoñales antes de caer que van desde el rojo hasta el amarillo, las flores se disponen en espiga al final de las ramas y son de color blanco, aunque no resultan especialmente llamativas. Los frutos son drupas parecidas a las almendras que encierran una semilla en su interior y que también son comestibles.


En medicina tradicional se le atribuyen cualidades sedantes, astringentes y antisépticas. La infusión de hojas de almendro indio se emplea como colirio para la conjuntivitis y como alternativa a la quinina para el tratamiento de algunas enfermedades tropicales.


Curiosamente, son los aficionados a los acuarios quienes mayor beneficio sacan en la actualidad de este árbol empleándolo como acondicionador del agua. Los taninos de la corteza del tronco y las hojas aportan grandes beneficios en acuariofilia: son antisépticos y protegen la mucosa de los peces, liberan radicales libres que protegen su salud, eliminan las sustancias tóxicas del agua, equilibran el pH y previene la aparición de hongos. 

Puedes encontrar referencias escritas sobre el almendro indio en la Biblioteca del Real Jardín Botánico, donde aparece documentación sobra sus propiedades en estos antiguos tratados de botánica:
P. Fr. Manuel Blanco. Manila, 1880

TALISAY: Este es árbol grande, y las ramas las echa no para arriba, sino buscando siempre los vientos. Las hojas pasan de dos palmos de largo. Nace en las orillas del mar: y aunque'no le he hallado virtud en la medicina, no deja de servir á la golosina de los muchachos: porque la fruta se parece mucho á las almendras en la cascara; y al Pili en la médula y casi tiene el propio gusto, y en ocasiones ya ha servido de Pilis, sin que nadie entienda ser de Talisay ó Dalasa según le llaman otros. 

D. Rafel García López. Madrid, 1872

TALISAY, árbol: la almendra de su fruto da abundante aceite de las mismas propiedades medicinales que el de las de Europa. Con cocimiento de su corteza se tiñen de negro las telas, aunque no es muy bueno. Con el jugo de sus hojas y aceite, se hace un ungüento que cura la lepra y otras afecciones cutáneas. 

Imágenes: wikicommons

*Post patrocinado

Relacionado

0 comentarios

Puedes comentar o sugerir cualquier cosa, procuraré contestar lo antes posible.

Gracias!

Instagram @guiadejardin

Archivo del blog

Subscribe