El Búnker de El Capricho ya se puede visitar



El Capricho es uno de los parques más bellos de Madrid y parte del patrimonio artístico-natural de la ciudad. Está situado en la Alameda de Osuna y fue creado en 1784 por los Duques de Osuna, siendo la duquesa María Josefa de la Soledad Alonso Pimentel quien más se implicó en los trabajos de diseño y construcción de los jardines. 

El Capricho, uno de los más bonitos parques de Madrid esconde un secreto en su subsuelo



El Capricho era el sueño de la Duquesa, una de las principales damas de la Corte a mediados del siglo XVIII y mecenas de varios artistas de aquella época. María Josefa deseaba un jardín de recreo donde reunirse con las personas de su entorno social, algo muy de moda en las cortes ilustradas.

Breve historia del Parque


Dicen que la Duquesa de Osuna era una dama culta e intelectual, amante del arte y bien informada de todo lo que sucedía en otras cortes europeas, sobre todo la francesa. Había oído hablar de un pequeño palacio que la emperatriz francesa había mandado construir -el Petit Trianon- con suntuosos jardines y una aldea privada donde jugaba a ser campesina. Ella quería algo así y mandó llamar al arquitecto y paisajista Jean Baptiste Mulot, que había trabajado en Versalles para que diseñara su jardín

El parque se divide en jardines de tres estilos diferentes: italiano, francés e inglés. Alberga esculturas, templetes, plazoletas, fuentes, estanques y hasta una casa de labranza a semejanza de la aldea de María Antonieta en Versalles..., puro capricho.


Con el fallecimiento de la Duquesa el jardín fue pasando en herencia de manos en manos hasta que el último de los herederos muere sin descendencia dejando la finca endeudada. La famila Baüer lo compró en subasta pública en 1920 y lo mantuvo en buenas condiciones. En 1934 fue declarado monumento histórico-artístico y durante la Guerra Civil se convirtió en Cuartel General del Ejército Republicano

Con la Guerra comenzó la etapa de declive del jardín. En 1945 los Baüer vendieron El Capricho y la propiedad cayó en el más absoluto de los abandonos hasta que el Ayuntamiento de Madrid lo compró en 1974 y acometió el proyecto de recuperación que finalizaría en 1999.


El Búnker de El Capricho


El Capricho esconde un secreto que pocos conocen. Durante los años en que fue Cuartel General se construyó en su subsuelo un búnker de 2000 metros cuadrados a 15 metros de profundidad. Un refugio antiaéreo camuflado por la frondosa vegetación del parque y capaz de resistir bombas de 100 kilos.

Este recinto que ha permanecido décadas cerrado al público ha sido recientemente abierto al público y se puede visitar durante los fines de semana. Es un lugar lúgubre y destartalado compuesto por una galería que da acceso a 7 compartimentos rectangulares, 4 salidas al parque y una galería de escape que pasa por debajo del Palacio.


Las visitas son guiadas y gratuitas, de media hora de duración y en grupos de 20 personas. Hay cuatro visitas cada día (sábado y domingo: 10, 10:30, 11, 11:30) y se debe reservar cita previa por teléfono o mediante correo electrónico.


El contraste de las imágenes del parque y los sótanos es tremenda y refleja dos realidades bien distintas: el lujo y ostentación de los cortesanos del Madrid de la Ilustración con la podredumbre de la que fue la guerra más destructiva y cruel en la historia de España.

Si te interesa saber más sobre el tema, puedes encontrar más información en el blog bunker-capricho

Fotografías: 1. Jesús Pérez Pacheco  2. Juan Carlos Calvo Barrios 3 y 4. Antonio Tajuelo 5 Félix  6. Suse H. 7. M. Peinado 8. Merce 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15. bunker-capricho

Relacionado

6 comentarios

  1. es un jardín que cada vez que paso por madrid pienso que tengo que visitar... pero en general cuando voy a la "capi" voy de paso y tengo tiempo... habra que planificar una visita... conocia lo del bunker y sabia que se estaba pensando en abrirlo, pero no que ya estubiese abierto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay tantos parques y tan poco tiempo!!! :-)

      Eliminar
  2. Me he quedado estupefacto por partida doble, la belleza del jardín y el desconocido para mi bunker. Muy curioso, aunque sinceramente me quedo con el jardín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El jardín es maravilloso, el bunker es curioso. Pero no me gustan los espacios bajo tierra, me agobian.
      Saludos!

      Eliminar
  3. También yo me he quedado asombrada de la existencia de ese bunker escondido en el jardín ¡eso de los refugios debía ser muy claustrofóbico!
    El jardín es una preciosidad ¡venga, otro que me apunto para visitar!
    Un besito, Mónica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos, Montse. Además, estos refugios me dan mucha tristeza, me recuerdan historias que me contaba mi madre.

      Eliminar

Puedes comentar o sugerir cualquier cosa, procuraré contestar lo antes posible.

Gracias!

Instagram @guiadejardin

Archivo del blog

Subscribe