Amapolas de todo el mundo en Chelsea Flower Show

Llegó el final, Chelsea Flower Show ha cerrado sus puertas por este año dejando un rastro de espectáculo que todavía recorrerá periódicos y medios durante muchos días. No es para menos, han sido cuatro días intensos de festival floral en el que los organizadores, expositores y participantes de distintas índoles han invertido mucho esfuerzo, tiempo y dinero.

Hoy quiero hablar de uno de los proyectos que más me han llamado la atención de todos los que he visto en esta edición. Probablemente hayáis visto alguna imagen del espectacular campo de amapolas que ha cubierto el suelo ante la fachada principal del Hospital Real de Chelsea durante los días de ha durado el evento. Pues este trabajo tiene una bonita historia detrás en la que están implicadas personas de distintas partes del mundo unidas en un proyecto común.

300.000 amapolas tejidas a mano con una historia personal detrás de cada una de ellas



Las amapolas, tejidas a mano una por una, provienen del proyecto "5000 poppies" (5000 amapolas) iniciado por dos sencillas mujeres australianas, Lynn Berry y Margaret Knight, aficionadas al ganchillo. ¿Quieres conocer la historia? Te la cuento desde el principio.

Todo comenzó hace tres años, Lynn y Marg decidieron hacer algo especial en honor a sus padres, excombatientes en la Segunda Guerra Mundial con la Armada Real Australiana. Los países de la Commonwealth rinden homenaje a sus veteranos en el Día del Recuerdo, también llamado Día de la Amapola, pues esta flor es el emblema que identifica una fecha tan señalada. En el año 2013, Lynn y Marg tejieron un tapiz de 120 amapolas en honor de sus progenitores y la extendieron en el Santuario de la Memoria, en Melbourne. El gesto llamó la atención de la comunidad y pronto se unieron miles de contribuyentes al proyecto realizando pequeñas instalaciones similares en Australia, Nueva Zelanda y otros países.


Las esteras de amapolas se han exhibido desde entonces en numerosas ocasiones, siempre para rendir honor a los veteranos de guerra, y día a día se ha ido incrementando el número de flores tejidas por personas de diferentes orígenes y culturas. En un momento dado, Lynn y Marg propusieron unir todas las amapolas para realizar una instalación conjunta.

Las primeras instalaciones fueron diseñadas por los integrantes del proyecto "5000 Poppies" hasta que en el año 2014 la idea llamó la atención del reconocido paisajista australiano Phillip Johnson que no dudó en unirse a la iniciativa aportando lo que él sabe hacer como nadie: diseños con flores. Las siguientes instalaciones comenzaron a ser más espectaculares y el fenómeno se convirtió en masivo.


Y como una bola de nieve que rueda y rueda haciéndose cada vez mayor, las amapolas han ido llegando a la organización junto a una dedicatoria (a un padre, a un hermano, a un abuelo, etc) que se puede leer en la web del proyecto "5000 Poppies". Con las más de 300.000 recogidas en la actualidad se ha extendido la inmensa alfombra roja que daba la bienvenida a los visitantes del festival floral londinense y que además de un bello paisaje, es un emotivo homenaje a miles de soldados veteranos.


Emocionante, ¿verdad?

 Fotografías: 1. thenational 2. creativeburrow 3, 4. Daily Mail 5,6,7. Theaustralian

Relacionado

6 comentarios

  1. Espectacular Monica. Feliz de leerte de nuevo. Un enorme beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lola, yo también me alegro de leerte de nuevo.
      Un beso!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Coincido contigo, es asombroso ver tantas flores tejidas por distintas personas del mundo todas juntas.

      Eliminar
  3. ¡Madre mía, es impresionante! Me gustan los proyectos que se nacen de una idea y que se expanden a más gente que se va sumando, como en este caso.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, mi hermana es aficionada al crochet y ha participado en varios proyectos similares.
      Un beso, Montse!

      Eliminar

Puedes comentar o sugerir cualquier cosa, procuraré contestar lo antes posible.

Gracias!

Instagram @guiadejardin

Archivo del blog

Subscribe