Cerezos del BBG, Hanami en la Gran Manzana


Una de las señales de la llegada de la primavera es el florecimiento de los cerezos. En la tradición japonesa es uno de los acontecimientos del año más esperados, los cerezos cubiertos de flores anuncian el final de la estación fría y la promesa de un tiempo más cálido. El pueblo nipón lo celebra de un modo especial y acude en masa a sentarse bajo los cerezos para observar las bellas y efímeras flores de sakura.

El Hanami celebra el comienzo de una nueva etapa, más fructífera y bella que la anterior




Los japoneses celebran la contemplación de los cerezos con solemnidad, es una costumbre que data de la época Nara (siglo VII) y existen referencias tanto en libros poéticos como en pinturas. El pensamiento filosófico-religioso del país otorga una importancia primordial a la veneración a la naturaleza y sus acontecimientos como alegoría de lo efímero de nuestra existencia. La corta vida de estas flores son la representación perfecta de la brevedad de la existencia y el paso incesante del tiempo.


Como tantas otras costumbre, el Hanami se está extendiendo en otros países y culturas. Celebrar la primavera es algo que a casi todo el mundo le gusta a pesar de algunos efectos poco gratificantes que a veces conlleva, como alergias, astenias, etc. Con la llegada del buen tiempo sentimos ganas de celebrar la vida y la belleza, sentimos deseo de salir y contemplar la naturaleza, nos convertimos en mariposas saliendo de la crisálida.


Hay un parque en Nueva York donde el Hanami se celebra desde hace años con especial interés, el Jardín Botánico de Brooklyn, del que ya os he hablado en otras ocasiones por ser realmente espectacular. Yo no tuve la suerte de visitar la Gran Manzana en estas fechas y no conozco estos árboles en flor, pero no puedo dejar de sentirme afortunada al recordar un viaje familiar que fue una delicia.


Ilustrar este post es un lujo que debo agradecer a las fotos de otros viajeros, visitantes y vecinos de la ciudad que cuelgan sus fotografías en la red para nuestro gozo y disfrute. Cada una de ellas lleva la referencia correspondiente para otorgar el reconocimiento oportuno a cada autor y que podáis acceder al álbum original. Son casi todas de flickr.


El Jardín Botánico de Brooklyn está situado en el número 900 de Washington Avenue y durante todo el mes de abril está preparado para recibir a los visitantes que desean contemplar los cerezos en flor. Existen varios puntos de información y guías que acompañan a los paseantes a lo largo del parque en busca de los lugares más especiales y emblemáticos.


En el jardín japonés se pueden encontrar más de treinta variedades diferentes de cerezos que son los primeros en florecer del parque, entre ellos los cerezos llorones. Es el lugar perfecto para contemplar las flores si se visita el parque a principios de abril. Más tarde se aconseja visitar la explanada de los cerezos, llena de ejemplares de la variedad Kanzan, que florecen a finales de mes, cuando en el estanque japonés ya han caído casi todos los pétalos.


No tengo expectativas de volver a la ciudad de Nueva York en un futuro próximo, pero si en algún momento pudiera hacer el viaje intentaría que fuera en estas fechas para disfrutar del espectáculo floral que ofrecen sus parques y jardines.


Relacionado

7 comentarios

  1. Espectaculares, en Gijón hay muchos y muy bonitos. En mi tierra aún no están en flor pero por lo que veo pronto lo estarán. Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes, nos tienes que enseñar fotito! :-)
      Un beso, Lola.

      Eliminar
  2. Qué derroche de belleza :), gracias por compartirlo, Mónica. Soy una gran admiradora de la cultura japonesa, tienen auténtica pasión por las plantas y, en general, por conservar sus tradiciones. Besos!!!.

    ResponderEliminar
  3. preciosas fotos, en nuestro pais con el tiron que tienen los cerezos para los japoneses se hacen viajes al valle del jerte a ver la floración... la globalización... jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, la globalización es lo que tiene. Mis hijos celebran Haloween como si fuera una tradición de toda la vida..., ¡que ya lo es de la suya! :-)

      Eliminar
  4. Me has dado en el corazoncito, menuda maravilla los cerezos, no seé si en esta u otra vida iré a visitar la floración de los cerezos, me apasionan y la cultura que los rodea

    ResponderEliminar
  5. El espectáculo de los cerezos en flor es algo extraordinario, no me extraña que en Japón sea todo un acontecimiento festivo ¡lo bueno que sería poder ir a verlo!
    Besitos.

    ResponderEliminar

Puedes comentar o sugerir cualquier cosa, procuraré contestar lo antes posible.

Gracias!

Instagram @guiadejardin

Archivo del blog

Subscribe