Un jardín de narcisos


Me gustan los narcisos a rabiar, los he tenido en muchas ocasiones pero no se dan muy bien en mi jardín..., o no se dan muy bien en mis manos, ¡no estoy segura! En cuanto llegan estas fechas y aparecen en los viveros me tienta comprarlos, pero son una batalla perdida. Además, lo que me gusta realmente son los prados llenos de narcisos campando a sus anchas por todos los rincones. Praderas verdes salpicadas con las corolas cabeceantes de estas bonitas flores. ¿Conocéis algún lugar así? La región mediterránea no es lugar para esto, así que a falta de praderas naturales donde observarlos, me conformo con investigar en la red y descubrir rincones donde los narcisos son verdaderos reyes.



Así es como he descubierto el bonito jardín por el que paseamos hoy, nada menos que en el Jardín Botánico de Nueva York (NYBG) que también alberga la bonita rosaleda que vimos días atrás. El Botánico de Nueva York es un parque inmenso que, con más de 1 km², reúne un total de 48 jardines diferentes: rosaleda, rocalla, orquidiario, invernadero, jardín de peonias, de hemerocallis, de azaleas, varios arboretums de distintas especies..., siempre hay algo interesante que ver en este jardín.

Este año se celebra el 125 aniversario de un parque creado para emular al Real Jardín Botánico de Kew (Londres) en terrenos de un magnate del tabaco y gracias a una colecta de fondos realizada por el botánico Nathaniel Lord Britton, de la Universidad de Columbia. 

Me hubiese encantado visitarlo, pero no hay tiempo en un viaje de pocos días a la ciudad de Nueva York para ver todo lo que esta ciudad ofrece. Ahora me conformo con verlo en fotografías mientras suspiro recordando lo cerquita que estuve y otros sitios maravillosos que pude ver con mis propios ojos, ¡que no es poca cosa!

Y ahora, paseemos entre miles de narcisos, los mismos que dentro de poco más de un mes estarán brillando sobre las praderas del Jardín Botánico y harán las delicias de los visitantes que se acerquen a él. ¡Seguro que muchos estarán contando los días que faltan para el estallido primaveral!


Relacionado

8 comentarios

  1. Es una flor que me encanta, tengo pendiente una escapada para enseñaros los narcisos silvestres de mi tierra... aun hay que esperar... pero forman autenticos jardines naturales... de hecho muchas especies de narcisos son oriundas de nuestro pais...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas, Mario. La pena es cada día se ven más en los libros rojos de flora en peligro de extinción que en el campo.
      Me encantará ver tus fotos!

      Eliminar
  2. Que maravilla!!!! eso debe de ser una visita obligada. Besetes y abrazos

    ResponderEliminar
  3. Debe de ser una maravilla pasear entre tanto narciso ¡a cual más bonito! y además sentir el perfume que desprenden ¡ay, yo estoy deseando que aparezcan los míos!
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que los disfrutas mucho. Queremos fotos, eh?
      Un beso, Montse!

      Eliminar
  4. En Galicia los hai silvestres, también los hai en la Alameda de Santiago de Compostela... A ver si algún dia puedo poner algunas fotos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperamos esas fotos. Por ahí arriba disfrutáis de un clima mucho más apropiado para ellos, aquí solo se encuentran en zonas concretas y muy espaciados. Yo no los he visto nunca extendidos en prados.
      Gracias Juve!

      Eliminar

Puedes comentar o sugerir cualquier cosa, procuraré contestar lo antes posible.

Gracias!

Instagram @guiadejardin

Archivo del blog

Subscribe