Plantando el huerto urbano de la terraza


Ya ni recuerdo cuando recogimos las cebollas que plantamos la temporada anterior, creo que fue por mayo y eran las últimas hortalizas de la minicosecha. El nuestro es un minihuerto, en una pequeña mesa de cultivo que sólo nos proporciona sitio para 7 u 8 hortaliza pequeñas. Nos sirve para calmar el gusanillo agricultor de nuestra conciencia y nos proporciona hojas de lechuga y algunos pequeños tomates durante bastantes días.



El año pasado fueron cebollas, guisantes y lechugas lo que plantamos. De los guisantes que recogimos ninguno llegó a la cocina, eran pocos y además estaban muy ricos crudos..., conforme los recogimos nos los zampamos. Las lechugas, en cambio, si que llegaron a la mesa en ricas ensaladas; como sólo recogíamos las hojas exteriores tuvimos para bastante tiempo. 

De todo lo que cosechamos la temporada pasada, las cebollas fueron lo mejor. No eran excesivamente grandes pero estaban deliciosas..., creo que cuidarlas y ver cómo engordan te predispone a encontrarlas más sabrosas.

Este año hemos plantado más temprano y como todavía quedan días de buena temperatura hemos decidido probar con tomates. Son tomates cherry, plantas pequeñas que no necesitan mucha profundidad de suelo para crecer. De momento no tienen tutores, pero en cuanto engorden los tomates habrá que ponerles algunas cañas para sustentarlos.


Delante de los tomates hemos repetido con lechugas, son ideales para huertos así de pequeños o incluso para plantar en macetas. Si recolectas las hojas grandes del exterior y dejas los cogollos en la tierra, tienes asegurada lechuga para muchas semanas. Las mías todavía no han crecido lo suficiente como para recoger, pero no les queda mucho..., son rápidas.

Además, el agua de lluvia con que se riegan estos días va a acelerar el crecimiento. Las plantas agradecen la lluvia y parece que están contentas.




Por último hemos incluido en la mesa de cultivo una pequeña mata de perejil, es un condimento que utilizo mucho en la cocina y esta plantita me asegura que no falte durante semanas.



Hasta aquí el recorrido por el huerto, pequeñas plantas pero grandes satisfacciones.

Y si no tienes mesa de cultivo, unas macetas pueden servir igual. Llénalas con buen sustrato para hortalizas y planta lechugas, tomatitos o lo que te apetezca más, pero que sea planta pequeña. Mi hermana cultiva así los tomates y recoge muchísimos. Puedes ver su cosecha de este verano aquí.


¡Hasta mañana!

Relacionado

2 comentarios

  1. Los guisantes crudos están bueniiiissiiimmooss, a mi me encantan, sobre todo en los primeros días que están muy tiernos y dulces.
    Es normal que lleguen pocas hortalizas a la mesa...el huerto es mini, je, je.

    ResponderEliminar
  2. Seduce la idea de tener un mini huerto en donde plantar tomates y lechugas, quedan bonitos y además se disfruta de la cosecha.
    Perejil siempre tengo, en una maceta ¡y bien a mano!
    Un besito.

    ResponderEliminar

Puedes comentar o sugerir cualquier cosa, procuraré contestar lo antes posible.

Gracias!

Instagram @guiadejardin

Archivo del blog

Subscribe