Domingo en Valencia: Jardines de Monforte


Siempre es un lujo caminar por los senderos de este jardín valenciano pero hacerlo con la compañía de Rafael es absolutamente fascinante porque él, uno de sus cuidadores durante el fin de semana, te va explicando la historia y los detalles de cada rincón del jardín. 



Esta mañana de domingo disfrutamos de un paseo por los caminos de este parque, cuando todavía rezumaba la humedad y el frescor de la tormenta que ayer cayó sobre la ciudad. El jardín no tiene un tamaño desmesuradamente grande, pero llegas a sentirte aislado del bullicio de la ciudad y, en algunas zonas, parece que no haya nada más que vegetación alrededor.

Para conocer el origen del jardín nos hemos de trasladar a mediados del siglo XIX, momento en que Juan Bautista Romero decide construir una casa de recreo en unos terrenos fuera de la muralla de la ciudad de Valencia. Romero, burgués de orígenes modestos, era por entonces uno de los hombres más ricos de Valencia con una fortuna considerable que había reunido gracias al hilado y tejido la seda y los negocios financieros e inmobiliarios de una ciudad próspera. 

De los tres hijos que Romero tuvo con su su esposa, María Conchés, dos habían muerto durante la infancia y el tercero a los 20 años de edad, en el año 1845. Parece que estos hechos influyeron en la decisión de construir la casa y el jardín apartados de la ciudad, un lugar de descanso con jardines intimistas, artísticos y con abundancia de figuras infantiles.

Don Juan adquirió el título de Marqués y en 1849 compró los terrenos sobre los que construiría la casa con jardines, bosquecillo y huerto y que diez años más tarde estaría totalmente acabada. Los marqueses murieron sin descendencia y la heredó su sobrina, Josefa Sancho, casada con José Monforte Parrés, último propietario privado y de quien proviene el nombre definitivo del jardín.

El jardín tiene una superficie de unos 12.000 metros cuadrados, un tamaño nada despreciable para un jardín privado, pero reducido comparado con otros parques de la ciudad. En sus orígenes ocupaba una superficie mayor pero en el terreno del huerto se construyó más tarde el Hospital de la Esperanza (actual Clínica Quirón). En la actualidad es un jardín público gestionado por el ayuntamiento y que se puede visitar todos los días de la semana.

Os dejo algunas de las imágenes que fui tomando mientras Rafael nos hablaba de la propiedad, pero volveré con más entradas para contaros detalles y curiosidades de este jardín con una historia tan larga como interesante.



























Relacionado

5 comentarios

  1. Todo está muy bonito, pero ese banco en la sombra bajo la arcada de bouganvillas es como para sentarse y quedarse ahí un ratito inmersa en la apacible contemplación ¡preciosos estos jardines!
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. No se ve ni un alma!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, ninguna. Es complicado, pero si vas temprano se consiguen sacar fotos sin gente paseando. De todos modos a veces es inevitable, entonces un poco de photoshop y listo! :-)

      Eliminar
  3. No se ve ni un alma!!!

    ResponderEliminar

Puedes comentar o sugerir cualquier cosa, procuraré contestar lo antes posible.

Gracias!

Instagram @guiadejardin

Archivo del blog

Subscribe