Cuándo desenterrar y cómo cuidar los bulbos


Hace un par de días, Elena, en la entrada Plantar bulbos consultaba cuando es el momento de cosechar los bulbos, cómo guardarlos y cuándo volverlos a plantar. Me parece que un tema sobre el que conviene extenderse un poco, no existe una única regla general para todo tipo de bulbo, y por eso hoy he decidido dedicar una entrada para explicarlo.


Comenzar diciendo que según la especie de bulbo (Tulipán, Allium, Amarillys, etc) y según el clima en el que trabajemos, las indicaciones pueden variar, pero intentaré explicar el tema en términos generales y si alguien necesita concretar más, puede plantear su caso en los comentarios.

Cuando la flor del bulbo se ha marchitado, siempre se debe dejar que la planta se marchite a su aire. Las hojas de la planta van a permitir que el bulbo crezca y se cargue de energía por lo cual, se deben dejar en la planta hasta que ésta se seque por completo. En ese momento existen dos opciones:

1. Dejar los bulbos en la tierra hasta la siguiente temporada.

A esto se le denomina "naturalizar" los bulbos. Las flores marchitas se cortan y cuando las hojas ya están secas, se cortan a ras de suelo. A la siguiente temporada (primavera o verano según la especie) la planta volverá a brotar y además, aparecerán nuevas plantitas fruto de la multiplicación del bulbo bajo tierra.

2. Desenterrar los bulbos.

Igualmente se cortan las flores cuando se marchitan y las hojas cuando se secan. Entonces se sacan, se limpian de tierra, se eliminan las raíces y se guardan envueltos en papel (de periódico, por ejemplo) en un lugar fresco y seco, preferiblemente oscuro, para plantarlos la siguiente temporada. La temporada varía según los bulbos, existen bulbos que florecen en primavera y se plantan en otoño, otros lo hacen en verano y éstos se plantan en invierno.

Normalmente, al sacar un bulbo se puede apreciar que pegado a él aparece un pequeño bulbillo. Este pequeño bulbo se puede separar del original y producirá una planta nueva. 

En climas fríos, con fuertes heladas invernales, conviene sacar los bulbos de variedades poco resistentes al frío y almacenarlos para plantarlos al siguiente año. En climas cálidos o templados no hay ningún problema por dejarlos en tierra y que se naturalicen.

Ambas opciones son aplicables a bulbos y plantas de raíces tuberosas o rizomas. Todas ellas se tratan de la misma forma.

Algunos bulbos que soportan frío intenso: Anémona, Crocus, Jacinto, Tulipán, Muscarí, Scilla, Iris, Galantus, Fritilaria.

Otros que no lo soportan: Hemerocallis, Amaryllis, Nardo, Gladiolo, Canna indica, Cala, Ranúnculo.


¿Tienes experiencia con los bulbos?¿Los sacas o los dejas naturalizarse? Cuéntanos para que todos aprendamos más.

suscríbete

Relacionado

0 comentarios

Puedes comentar o sugerir cualquier cosa, procuraré contestar lo antes posible.

Gracias!

Instagram @guiadejardin

Archivo del blog

Subscribe