El monocarpismo {o la crónica de una muerte anunciada}

inflorescencia de aeonium arboreum

Este mes está en flor mi aeonium. Ha florecido uno de sus tallos, con una inflorescencia llena de pequeñas flores amarillas. En general la floración de las plantas suculentas es muy llamativa, pero en algunos casos es realmente un espectáculo.

Concretamente las especies monocárpicas producen una inflorescencia grande en la que se formarán gran cantidad de frutos. Estas plantas se caracterizan porque sólo florecen una vez antes de morir.

En el caso del aeonium sólo morirá el tallo que produce la flor, pero como normalmente los tallos van agrupados, conseguiremos mantener viva la planta.

Existen otras plantas monocárpicas que se cultivan como ejemplares aislados en las que la muerte es más dramática, por ejemplo los ágaves (aquí puedes ver el mío, es un agave attenuata).

Estas plantas pueden desarrollarse durante muchos años sin florecer, pero cuando lo hacen sus tallos se van secando conforme maduran los frutos hasta desaparecer por completo.

aeonium arboreum
aeonium arboreum

suscríbete

Relacionado

1 comentarios

Puedes comentar o sugerir cualquier cosa, procuraré contestar lo antes posible.

Gracias!

Instagram @guiadejardin

Archivo del blog

Subscribe