Tiestos muy originales o la nueva vida de cualquier recipiente

30 abril 2013

 
Seguro que alguna vez habéis utilizado objetos de lo más variopinto como recipientes para una planta. Una botella de plástico, una lata, un vaso, etc. Aunque lo usual es hacerlo en tiestos, cualquier contenedor puede convertirse en improvisada -o no tan improvisada- maceta. El resultado puede ser realmente original y sorprendente, como este decorativo huerto en cajas de madera.
 
 
Un gran macetón esmaltado que contiene un pequeño jardín acuático. Con 50 cm de profundidad se pueden cultivar nenúfares.
 
 
Unos baldes de cinc que contienen un grupo variado de aromáticas. Ideal para ponerlo cerca de la puerta de la cocina y así tener hierbas frescas a mano.

 
Un minihuerto vertical en listones de madera, con fresas y diversas variedades de lechuga listas para la ensalada.

 
Aquí un colgador de zapatos con función ecológica. Esta es una idea muy económica que vale la pena probar..., me la apunto.

 
Siendo un poco manitas puedes construir estos soportes para botes y reutilizarlos una vez hallas consumido el tomate, las aceitunas, los garbanzos o lo que fuera que contuviesen cuando los compraste.

 
Y si te encuentras un palet y no sabes que hacer con él..., un jardincito para el balcón. Imposible ubicar más plantas en menos sitio!

Personalmente me gusta mucho la idea del pequeño estanque. Hace tiempo coloqué uno similar en el jardín, pero mi peque lo destruyó de un "chut".

Fotografías: milideas.net.

Ideas para pequeñas terrazas y balcones: plantar en canalones.


¿Qué os parece esta idea para plantar? Además de original, proporciona espacio extra y permite realizar jardines verticales.


Parece sencillo crear un minihuerto en unas jardineras de este estilo. Al calor del muro seguro que las hortalizas se desarrollan bien, solo habría que buscar una pared soleada.


Con plantitas de flor se puede crear un mural muy colorido. Tambien se pueden pintar los canalones del color preferido.


Para un balcón o una terraza pequeña creo que puede ser muy útil. En ésta última foto se ven una plantitas de fresas, cuando el fruto se desarrolle colgará y quedará precioso.

Fotografías: losandes.com.ar, hogarutil.com, milideas.com

Postre de fresas y manzana con nata


Me encantan las fresas, creo que realmente es mi fruta preferida, de manera que en primavera suelo tener siempre algunas en el frigorífico. No todo los días me entretengo en preparar un plato de postre, pero cuando hay fresas, da gusto hacerlo.

Cualquier plato de fruta resulta aparente como postre, a pesar de ser algo muy sencillo. Con sólo dedicar unos minutos a combinar dos o tres cosas se puede presentar un plato apetitoso y delicioso como colofón de un buen almuerzo. La fruta, además de sana, es dulce y sabrosa. Ya sé, ya sé, puede que no a todos os guste!

Aquí se ha montado un sencillo plato con manzana, fresas, menta y nata. ¿No os resulta apetitoso?


Fotografía: tusrecetas.abcdesevilla.es

Lunes pasado por agua... y ya son 5 días!

29 abril 2013


No puedo evitar cierto sentimiento de melancolía. Asomarme y ver el jardín mojado, lleno de barro y con las flores cabizbajas o medio abiertas no es el mejor de los paisajes. Además hace frío, como si el invierno que ya había pasado de largo se diera la vuelta para hacer una última visita.


Y nos pilla así, de sorpresa, con las flores que ya asoman y las nuevas hojas que ya salen.



Pero si levanto la mirada y observo los pinos del frente, me invade la alegría al pensar que este agua les viene de perlas. Este agua nos asegura un verano de color verde! Y es que la sequía de otros años dejaba su huella patente en el tono de la pinada, los pinos sedientos son muy grises.


De modo que la tarde la pasaré a resguardo, esperando la vuelta del colegio de los chicos, acurrucada en el sofá y viendo el último capítulo de una serie romántica de Emile Zola, Galerías Paradise. En cuanto tenga una librería cerca encargo la novela!


¿Qué tal vuestro lunes?

Domingo lluvioso y día de paella

Ayer tuve reunión familiar en casa de mi hermana Lucía. El plan era pasar el día en el patio, comer paella y por la tarde ir al colegio de mi "sobri" para ver la representación de Jesucristo Superstar en la que ella actúa. Pero ya sabéis cómo anda el clima en nuestra península y para no variar, de lo que disfrutamos fue de un cuarto día de lluvia consecutiva. Se cumple aquello de que "en abril, aguas mil"!

No pudimos disfrutar de la paella en el patio, el agua no dio tregua, pero preparamos la paella en la galería tras los cristales empañados por el vapor del caldo. Y salió deliciosa!

Os dejo unas fotos que dan muestra de lo gris y húmedo del día...




La elaboración de la paella en la galería...
(Aquí la receta)




Y el espectáculo final (lástima no tener una foto mejor!)



Paella valenciana


 Os dejo la receta de la paella. En casa siempre la ha hecho mi madre, de ella la aprendí y su receta es la que os escribo aquí. Quizás veáis algún ingrediente distinto a los más habituales, pero después de muchos años cocinándola cada uno le da su toque personal.



Ingredientes para 4 personas:
  • 500 gr de arroz. Yo suelo comprar la variedad "bomba" que tiene más consistencia y es más difícil que se pase
  • 750 gr de pollo troceado que incluya el hígado (si no os gusta comerlo no lo hagáis, pero incluirlo)
  • 600 gr de conejo troceado
  • 250 gr de judía verdes planas. Aquí las conocemos con el nombre de "bajoqueta"
  • 200 gr de "garrofó", una variedad de alubia blanca grande y plana. Se utiliza pelada. Si no lo encontráis fresco buscarlo en los congelados
  • 1 tomate de tamaño mediano rallado o ,en su defecto, unas cucharadas de tomate triturado
  • Unas hebras de azafrán
  • La carne de un par de ñoras (o una cucaharada de pimentón dulce)
  • Una ramita de romero
  • Agua (doble volumen que de arroz)
  • Aceite y sal
Preparación

Comenzaremos por verter el aceite en la paella y asegurarnos que la paella está bien nivelada. Este punto es importante, ya que de ello dependerá que luego el arroz hierva uniformemente. Debemos comprobar que el aceite, en frío, quede centrado en el fondo de la paella. La costumbre de mi madre es extender ahora la sal de la carne sobre el aceite, de ese modo se evita que se queme el fondo de la paella.

Encendemos el fuego y cuando el aceite esté caliente freímos la carne, dejando que se haga muy dorada. Mi madre siempre dice que el secreto está en hacer mucho la carne y tiene su sentido, el aceite se impregna más del sabor del pollo y luego sale más sabroso el caldo. Ella además añade unos trozos de pimiento rojo - ya sé que los puristas se reirán..., pero nos gusta así-

Cuando la carne ya está bien dorada incorporaremos las verduras y dando vueltas constantemente dejaremos que se haga bien frita pero sin quemarla. Con la verdura frita ya podemos añadir el tomate. Veréis que con el tomate se desprende lo que se haya pegado al fondo de la paella, cuando el tomate haya soltado todo el agua ya está suficientemente frito. Es el momento de echar la ñora o el pimentón y dar unas cuantas vueltas más para que se mezcle todo.

Llegó el momento de incorporar el agua. Como regla general doble volumen de agua que de arroz, pero la experiencia es la que mejor nos da esta medida. Añadimos también el azafrán, y el garrofó -y unos caracoles si os gustan-, probamos el caldo por si hubiera que rectificar de sal y avivamos el fuego para acelerar la ebullición. Cuando el caldo ya hierva bajaremos el fuego y lo dejaremos cocer 20 o 30 minutos.

Finalmente agregamos el arroz. La forma tradicional es hacer dos "caballones", dos filas de arroz cruzadas en la paella. Tras esparcirlo uniformemente lo dejaremos cocer a fuego medio durante unos 15 minutos. Si vemos que nos quedamos sin caldo bajaremos el nivel de fuego para que no se consuma tan rápido. El arroz debe quedar entero y seco, antes de servirlo se suele dejar reposar unos minutos tapado con papel.







Buen provecho!

Pequeños centros de mesa

28 abril 2013

Es primavera y en esta estación las protagonistas del jardín son las flores. Es el momento ideal para confeccionar ramos y centros de flores para la mesa, aunque solo sean un par de rosas acompañadas con unas ramas de hiedra o unas sencillas margaritas.









Y hoy es un día estupendo para descansar y disfrutar del jardín...

Gorgojos, larvas y adultos

27 abril 2013

Fotografía: oocities.org

Los gorgojos son unos escarabajos de color pardo o gris oscuro de un centímetro aproximadamente de longitud, que se alimenta de las hojas de las plantas. Suelen salir a comer durante la noche sin que por el día se les vea apenas. Los adultos se alimentan de las hojas y el síntoma son los bordes cortados y roídos que afean la planta, pero el verdadero peligro son las larvas.

Un invernadero en la ventana



Si te gustan las plantas, pero no tienes un jardín ni una terraza donde ponerlas puedes aprovechar las cercanías de una ventana para cultivar en unas pequeñas macetas. Lo importante es que las plantas reciban mucha luz, de modo que la orientación ideal es hacia el sur.

Buscando reportajes y fotos de ventanas decoradas con macetas me he encontrado esta original idea. Me parece tan práctica y funcional que he querido compartirla con vosotros. Es una estructura que permite tener las plantas de la ventana protegidas en invierno.


El diseño está inspirado en un pequeño invernadero, las hojas deslizantes de los laterales permiten abrirlo y ventilar. Cerrado evita que las bajas temperaturas puedan provocar que las plantas se hielen.

Aquí puedes ver la estructura sin plantas.


Mancha negra, otra infección fúngica

26 abril 2013

Fotografía: huntingtonbotanical.org

Esta enfermedad suele ser el principal azote de mis rosales..., aunque en realidad, a la mínima que me descuido mis rosales se llenan de todo tipo de hongo existente. Y es que todos proliferan bajo las mismas condiciones: muchas horas de humedad, temperaturas cálidas y ausencia de sol. Para un rosal no hay nada peor que pasar las noches del verano con las hojas mojadas..., conclusión: regar por las mañanas y sin mojar las hojas.

Y centrándonos en la mancha negra (con nombre terrible!) os cuento que se trata de una enfermedad fúngica, producida por un hongo. Se manifiesta con la aparición de manchas negras y redondeadas en las hojas y que llegan a provocar su caída. Normalmente la infección aparece en las ramas bajas de la planta y va ascendiendo hasta invadirla por completo.

Para controlar esta enfermedad hay que centrarse en tres puntos:
  • Deshacernos de las hojas enfermas destruyéndolas (quemarlas a ser posible)
  • Aplicar fungicidas preventivos. Normalmente sirven los mismos que para el oídio, el mildiu y la roya
  • Aplicar en caso de persistencia fungicidas específicos a base de cobre

Remedios caseros para eliminar las plagas del jardín


A la hora de deshacerme de los insectos perjudiciales de las plantas siempre he preferido comenzar buscando y experimentando productos caseros y naturales. Pienso que por probar poco se pierde y si el resultado es bueno, habré ahorrado los efectos secundarios y nocivos que puede tener los pesticidas.

Remedios para combatir las plagas sin perjudicar el equilibrio del medio ambiente

Mildiu, enfermedad del rosal y otras plantas

Fotografía: lookfordiagnosis.com

Junto al oídio, el mildiu es una de las enfermedades más frecuente en los rosales y que también afectan a otras plantas y hortalizas. Se reconoce observando las hojas, comienza apareciendo unas manchas amarillas en los bordes y la punta de las hojas que después  se transforman en grises oscuras. En el envés se forma un moho grisáceo.

La enfermedad la produce un hongo que disemina sus esporas con el aire. La humedad unida a temperaturas cálidas propician que el hongo se desarrolle. Las partes infectadas son muy difíciles de curar, por lo que se deben realizar tratamientos preventivos con fungicidas.

Hay teorías que indican que el sulfato de cobre puede controlar la manifestación de esta enfermedad, en caso de utilizarlo en hortalizas hay que tener en cuenta el periodo de espera para el consumo.


Roya

25 abril 2013

Fotografía: roya en hoja de café (cafedecolombia.com)

La roya es una enfermedad producida por un hongo que ataca tanto a los arbustos del jardín como a los cultivos agrícolas.  La causa más común es un exceso de humedad en el ambiente pero también la falta de riego puede debilitar la planta y hacerla propensa a la infección.

Identificarla es bastante sencillo, se presentan unos abultamientos anaranjados (o rojizos) en el envés de las hojas que se van haciendo negros conforme avanza el verano. En el haz de la hoja se aparecen manchas amarillentas.

Cuando se observan estos síntomas es conveniente eliminar la parte afectada y quemarla para que no se trasmitan las esporas. En el mercado se pueden encontrar fungicidas específicos para tratar una planta afectada con esta enfermedad, el componente activo más utilizado es la oxicarboxina.

Pero si empleamos buenos métodos preventivos conseguiremos que el hongo no se presente en nuestras plantas, el sistema de riego no debe mojar las hojas de las plantas y debemos plantar dejando espacio suficiente para que las matas estén bien ventiladas. No debemos descuidar el abonado para que la planta esté sana y sea resistente.

Para su prevención se puede emplear tratamientos ecológicos a base de plantas como cola de caballo y ajenjo.

Negrilla, un hongo oportunista


Muchos habréis observado en alguna ocasión que las hojas y otras zonas de las plantas se vuelven pegajosas y se llenan de un polvillo negruzco bastante sucio. En mi jardín le pasa sobre todo a los laureles y les ocurre año tras año. Al principio creía que era suciedad pero un buen día oí hablar de la negrilla y enseguida lo identifiqué.

Os cuento: sucede que muchos de los insectos que invaden nuestras plantas (pulgones, mosca blanca, cochinillas, etc) excretan una sustancia azucarada y muy pegajosa que se denomina melaza. Sobre esta sustancia se establece el hongo negro y feo, que no sólo da ese mal aspecto a la planta, sino que además le dificulta realizar la fotosíntesis.

La negrilla normalmente no se previene, no es necesario hacerlo, en su lugar se trata la causa que lo origina, ya sean pulgones, cochinilla u otro insecto. Atajando estas plagas conseguimos que no haya melaza en las plantas y sin ella el hongo no se presenta.

En el caso de que tus plantas ya se hayan infectado de negrilla, debes eliminar las partes afectadas, que no se recuperarán y aplicar oxicloruro de cobre para proteger las partes sanas. Pero recuerda que lo mejor es identificar el insecto que propicia su aparición y exterminarlo.

Fotografía: mijardin.es


Instagram @guiadejardin

Subscribe