Montes Universales: desde Albarracín a Tramacastilla.

Albarracín y castillo

Como os comentaba ayer, hoy os voy a relatar una excursión muy recomendable que hicimos el domingo. Uno de esos planes de última hora que suelen salir a la perfección.

Mapa de Albarracín a Tramacastilla

Teníamos que ir a Bronchales (provincia de Teruel), pero en lugar de ir directamente por la autovía, decidimos cambiar la ruta habitual y hacerlo pasando por Albarracín. La idea, almorzar en un restaurante con encanto del que nos habían hablado más de una vez y que está situado en la sierra de Albarracín (Montes Universales).

Al llegar a Teruel nos desviamos hacia la sierra siguiendo la carretera, el día está nublado y sopla una ligera brisa que acentúa la belleza del bosque en el comienzo del otoño.

Hacia Albarracín

Subiendo al monte

Albarracín es una ciudad de origen medieval, escrupulosamente conservada y Monumento Nacional desde 1961. Las casas, de piedra y madera, mantienen su estructura original contruída sobre rocas. Las calles (exceptuando la carretera) son peatonales y suben o bajan entre la plaza y el río Guadalaviar.

Plaza Mayor Albarracín

Parque en Albarracín

Jardines

Casas maedievales sobre las rocas

Dejamos Albarracín para dirigirnos a Tramacastilla y desde ese punto el río nos acompaña durante todo el camino hasta nuestro destino. El paisaje es emocionante, porque me hace vivir todo el explendor del otoño.

Ya sabéis (y si no, os lo digo ahora) que yo soy mediterránea, y en mi región el otoño es casi imperceptible. Sí, las hojas de los árboles caen, pero no toman esas coloraciones tan maravillosas que puedo observar al viajar por esta ruta. El paisaje es irresistible y nos obliga a detenernos en las zonas habilitadas para fotografiar el entorno.

Hacia Tramacastilla

Haciendo una parada

Río Guadalaviar

Guadalaviar

Y siguiendo con el río llegamos a nuestro destino en Tramacastilla, un restaurante/hospedería ubicado en un antiguo batán y que recibe ese nombre, "El Batán", como recuerdo del uso que se daba al edificio en el siglo XII.

Restaurante El Batán

La función de los batanes era transformar tejidos de lana con trama abierta en otros más tupidos. Funcionaban por la fuerza de la corriente del agua que hace mover una rueda hidráulica que activa unos mazos para golpear los tejidos hasta compactarlos.

Os seguiré contando, porque los alrededores de este antiguo edificio son impresionantes y el restaurante os lo aconsejo desde este mismo momento. Gente amable, buena cocina y paz, mucha paz. Todo eso..., mañana!

Fotos: mapa de googlemaps
           5ª imagen de DavidDaguerro vía wikipedia         

suscríbete

Relacionado

0 comentarios

Puedes comentar o sugerir cualquier cosa, procuraré contestar lo antes posible.

Gracias!

Instagram @guiadejardin

Archivo del blog

Subscribe