Una boda con aire campestre












Marina y Marc, argentina ella y catalán él,  deseaban una boda campestre pero íntima. De niño, el novio solía pasar las vacaciones en la casa que su abuela posee en un pueblecito de Lleida, de manera que encontraron pronto el sitio ideal. Con vistas a la montaña y rodeados de recuerdos, decoraron el jardín para darle un aire vintage. Las familias ayudaron en la preparación del día B y cuando llegó el momento, el cariño y la ilusión se notaba en cada detalle.

Las fotografías hablan por sí solas. Una boda en el jardín no siempre ha de ser sofisticada y ostentosa. Espero que el reportaje os haya gustado tanto como a mi. Si queréis conocer más detalles podéis verlos aquí.

Relacionado

0 comentarios

Puedes comentar o sugerir cualquier cosa, procuraré contestar lo antes posible.

Gracias!

Instagram @guiadejardin

Archivo del blog

Subscribe