Plagas y enfermedades de mis rosales


 
El rosal es una planta que me gusta muchísimo, pero en mi jardín no funciona muy bien. Desde que salen las primeras hojas es presa de toda clase de insectos y a la mínima que me descuido, de los hongos. El primer fallo que cometí pero ya he subsanado fue que el agua de los aspersores alcanzaba las hojas de los rosales, la humedad, unida al calor que hace en verano, provocaba que el oídio y otros hongos camparan a sus anchas.
 

Nunca he hecho pulverizaciones preventivas en el jardín, siempre de intentado seguir unos buenos hábitos de riego, pero por lo demás mis plantas han estado abandonadas a su suerte. Me parece lo más ecológico, pero desde luego no da buenos resultados. La madre naturaleza invita a todo tipo de animalillos para que acudan a la fiesta primaveral de mi jardín.

 
Un buen días me cansé de tanto intruso entre mis plantas y decidí que los rosales serían zona de exclusión. Para tal fin me armé con una pistola de triple acción que aplico cada quince días. No he conseguido que los rosales luzcan con todo su esplendor, pero al menos mantengo alejados a los intrusos y algunas buenas rosas disfruto cada temporada.

 
Para la araña roja y las orugas da muy buenos resultados Confidor y otros productos formulados a base de imidacloprid, pero no sirve para evitar la aparición de hongos. Hace unos días mi hermana me trajo un sobrecito de fungicida biológico, cuando lo pruebe os contaré los resultados.


No olvidar que para que los rosales (y todas las plantas en general) sean más resistentes a plagas y enfermedades deben estar bien alimentados. Para ello hay que realizar los abonados oportunos y regar desde el comienzo de la primavera regularmente.

Relacionado

0 comentarios

Puedes comentar o sugerir cualquier cosa, procuraré contestar lo antes posible.

Gracias!

Instagram @guiadejardin

Archivo del blog

Subscribe