Paella valenciana


 Os dejo la receta de la paella. En casa siempre la ha hecho mi madre, de ella la aprendí y su receta es la que os escribo aquí. Quizás veáis algún ingrediente distinto a los más habituales, pero después de muchos años cocinándola cada uno le da su toque personal.



Ingredientes para 4 personas:
  • 500 gr de arroz. Yo suelo comprar la variedad "bomba" que tiene más consistencia y es más difícil que se pase
  • 750 gr de pollo troceado que incluya el hígado (si no os gusta comerlo no lo hagáis, pero incluirlo)
  • 600 gr de conejo troceado
  • 250 gr de judía verdes planas. Aquí las conocemos con el nombre de "bajoqueta"
  • 200 gr de "garrofó", una variedad de alubia blanca grande y plana. Se utiliza pelada. Si no lo encontráis fresco buscarlo en los congelados
  • 1 tomate de tamaño mediano rallado o ,en su defecto, unas cucharadas de tomate triturado
  • Unas hebras de azafrán
  • La carne de un par de ñoras (o una cucaharada de pimentón dulce)
  • Una ramita de romero
  • Agua (doble volumen que de arroz)
  • Aceite y sal
Preparación

Comenzaremos por verter el aceite en la paella y asegurarnos que la paella está bien nivelada. Este punto es importante, ya que de ello dependerá que luego el arroz hierva uniformemente. Debemos comprobar que el aceite, en frío, quede centrado en el fondo de la paella. La costumbre de mi madre es extender ahora la sal de la carne sobre el aceite, de ese modo se evita que se queme el fondo de la paella.

Encendemos el fuego y cuando el aceite esté caliente freímos la carne, dejando que se haga muy dorada. Mi madre siempre dice que el secreto está en hacer mucho la carne y tiene su sentido, el aceite se impregna más del sabor del pollo y luego sale más sabroso el caldo. Ella además añade unos trozos de pimiento rojo - ya sé que los puristas se reirán..., pero nos gusta así-

Cuando la carne ya está bien dorada incorporaremos las verduras y dando vueltas constantemente dejaremos que se haga bien frita pero sin quemarla. Con la verdura frita ya podemos añadir el tomate. Veréis que con el tomate se desprende lo que se haya pegado al fondo de la paella, cuando el tomate haya soltado todo el agua ya está suficientemente frito. Es el momento de echar la ñora o el pimentón y dar unas cuantas vueltas más para que se mezcle todo.

Llegó el momento de incorporar el agua. Como regla general doble volumen de agua que de arroz, pero la experiencia es la que mejor nos da esta medida. Añadimos también el azafrán, y el garrofó -y unos caracoles si os gustan-, probamos el caldo por si hubiera que rectificar de sal y avivamos el fuego para acelerar la ebullición. Cuando el caldo ya hierva bajaremos el fuego y lo dejaremos cocer 20 o 30 minutos.

Finalmente agregamos el arroz. La forma tradicional es hacer dos "caballones", dos filas de arroz cruzadas en la paella. Tras esparcirlo uniformemente lo dejaremos cocer a fuego medio durante unos 15 minutos. Si vemos que nos quedamos sin caldo bajaremos el nivel de fuego para que no se consuma tan rápido. El arroz debe quedar entero y seco, antes de servirlo se suele dejar reposar unos minutos tapado con papel.







Buen provecho!

Relacionado

0 comentarios

Puedes comentar o sugerir cualquier cosa, procuraré contestar lo antes posible.

Gracias!

Instagram @guiadejardin

Archivo del blog

Subscribe