Mancha negra, otra infección fúngica

Fotografía: huntingtonbotanical.org

Esta enfermedad suele ser el principal azote de mis rosales..., aunque en realidad, a la mínima que me descuido mis rosales se llenan de todo tipo de hongo existente. Y es que todos proliferan bajo las mismas condiciones: muchas horas de humedad, temperaturas cálidas y ausencia de sol. Para un rosal no hay nada peor que pasar las noches del verano con las hojas mojadas..., conclusión: regar por las mañanas y sin mojar las hojas.

Y centrándonos en la mancha negra (con nombre terrible!) os cuento que se trata de una enfermedad fúngica, producida por un hongo. Se manifiesta con la aparición de manchas negras y redondeadas en las hojas y que llegan a provocar su caída. Normalmente la infección aparece en las ramas bajas de la planta y va ascendiendo hasta invadirla por completo.

Para controlar esta enfermedad hay que centrarse en tres puntos:
  • Deshacernos de las hojas enfermas destruyéndolas (quemarlas a ser posible)
  • Aplicar fungicidas preventivos. Normalmente sirven los mismos que para el oídio, el mildiu y la roya
  • Aplicar en caso de persistencia fungicidas específicos a base de cobre

Relacionado

0 comentarios

Puedes comentar o sugerir cualquier cosa, procuraré contestar lo antes posible.

Gracias!

Instagram @guiadejardin

Archivo del blog

Subscribe