22 agosto 2016

Viaje por el sur de Francia: Provenza y Costa Azul

Petunias en Il Monticello

Francia es un país fascinante, lleno de paisajes sorprendentes y rincones adorables capaces de convertir una corta estancia de siete días en una deliciosa semana repleta de momentos e imágenes inolvidables. Nuestras anteriores visitas al país galo tuvieron como destino la capital, París es una ciudad maravillosa con lugares interesantes tanto para adultos como para niños, cuestión importante cuando viajas con pequeños. En esta ocasión el destino fue una zona más relajada y aunque aprovechamos la oportunidad para acercarnos a la Riviera Francesa, gran parte del viaje se centró en el campo y los pueblos de los Alpes Marítimos.

Aromas y una luz mágica inundan cada rincón de la Provenza, las mismas sensaciones que inspiraron a los grandes pintores de los siglos XIX y XX


Calle de Cadaqués
Playa de Cadaqués

Este ha sido un viaje relajado, con etapas intermedias y sin demasiadas prisas por llegar a un sitio concreto. Partimos en coche, una mañana de sábado con la única intención de hacer noche en Cadaqués, disfrutar de un paseo por la playa y descansar antes de proseguir nuestro camino. El domingo nos adentramos en el país vecino y poco a poco fue apareciendo la magia del paisaje provenzal: Nimes, Aix-en-Provence, Brignoles o Le-Muy son algunos de los pueblos que vamos bordeando, almorzamos cerca de Arles y por la tarde llegamos a Grasse, donde nos espera Il Monticello, una villa que rezuma encanto provenzal y de la que nos enamoramos en cuanto pusimos el pie en ella. 
Vistas en la Provenza
Villa Il Monticello
Perovskias en el jardín de la piscina

Il Monticello está situado en las faldas de los Alpes Marítimos, sobre las últimas estribaciones de esta cordillera y casi acariciando el mar Mediterráneo. Muy próximos están los pueblos y zonas que deseamos conocer: Grasse y sus fábricas de perfumes, Gourdon y los campos de lavanda, Cannes, Niza, Montecarlo y algo más allá Menton, el último pueblo antes de la frontera italiana.

Campo de lavanda

De todos los lugares que visitamos os contaré detalles en próximos posts, hoy os introduciré en el viaje y la hoja de ruta que seguimos sin demasiadas puntualizaciones. La hoja de ruta y las sensaciones que experimentamos por el camino son suficientes para llenar páginas y páginas: el tránsito por la Costa Brava hasta abandonar nuestro país y la visión del mar desde las curvas del garraf no tienen nada que envidiar al famoso azul de la costa francesa y si hablamos de Cadaqués, tendremos que decir que es uno de los más bellos pueblos pesqueros que yo he visto en mi vida.

La Provenza: historia e inspiración


La Provenza es una región al sureste de Francia que se extiende desde la orilla izquierda del Ródano hasta la frontera con Italia, un territorio estratégicamente situado y colonizado sucesivamente por griegos, romanos y algunos pueblos germánicos. Durante el siglo XII fue dominio de los Condes de Barcelona durante un corto periodo de tiempo, pasando después a manos de la Corona de Aragón. Un par de siglos más tarde fue sometida por el Condado de Anjou hasta que en 1486 fue anexionada a los dominios del rey Luis XI de Francia. 

Castillo de Gourdon
Jardines del castillo de Gourdon

Durante los siglos XIX y XX la región se convirtió en destino de artistas: Van-Gogh, Cezanne, Renoir, Chagall y Picasso se enamoraron de la luz y el color de la Provenza. Más tarde llegaron los cineastas que encontraron en la comarca el decorado perfecto para películas como "Atrapa a un ladrón" de Hitchcock. El legado cultural, el clima y el mar son los grandes atractivos de la región: cineastas y multimillonarios llenan la costa de yates de lujo, deportivos carísimos, grandiosidad, apariencias y ese "glamour" al que nosotros no prestamos atención. Nuestro interés se centra en los pequeños detalles como tomarnos una copa de vino sentados en un estrecho callejón de Mougins, visitar en Gourdon uno de los pocos campos de lavanda que quedan por cosechar o recorrer una antigua fábrica de perfume en Grasse mientras nos ilustran sobre los métodos de fabricación de las fragancias.

Museo del perfume, Grasse

Hoja de ruta


Cuatro personas, un coche cómodo y nueve días por delante para recorrer un sinfín de kilómetros. El viaje es largo, saliendo de Valencia tenemos 1000 km por delante, de modo que lo dividimos en dos jornadas haciendo noche en Cadaqués. El segundo día llegamos a Grasse, donde nos alojamos en régimen de B&B (habitación y desayuno) durante las seis noches siguientes. Los lugares que planeamos recorrer no están lejos, tras el desayuno salimos de excursión, almorzamos fuera y nos aprovisionamos para la cena con quesos, embutidos, pan y vino francés que degustamos al anochecer en la terraza de nuestros dormitorios. No sabría decir que resultó más placentero, si descubrir preciosos rincones y callejas por los pueblos vecinos o relajarnos cenando plácidamente en la terraza de Il Monticello, con vistas a la exuberante vegetación que nos envolvía.

Serre de la Madone, Menton

Cada día ponemos rumbo a un pueblo diferente, todos en un radio de entre 12 y 20 kilómetros de distancia, a excepción de Mónaco y Mentón que están a 64 y 73 km. Esa excursión fue la más larga y visitamos ambos lugares el mismo día. Los desplazamientos por las autopistas francesas no son cómodos en absoluto: muchísimo tráfico, pocas salidas y numerosos peajes. Entre poblaciones las carreteras son muy agradables, con vistas fabulosas, aunque al estar en la ladera de las montañas hay muchas pendientes y curvas, las típicas carreteras de la Costa Azul que se pueden ver en las pelis. Quizás no sea el viaje ideal para hacer en coche, pero aún viajando en avión hasta el destino, hubiésemos necesitado un coche para desplazarnos y pudiendo conducir los cuatro, nos pareció una buena opción.

Carretera secundaria

No llegamos a completar nuestra lista de planes y aunque visitamos los lugares que más nos interesaban, se quedaron muchas cosas por hacer. La Provenza es muy grande y el tiempo limitado, quizás algún día surja la oportunidad de regresar para conocer más rincones de esta bellísima región francesa. 

Rosas

En futuras entradas os contaré con detalle los lugares que visitamos durante nuestra semana en el sur de Francia. Podría pasarme horas escribiendo sobre los sitios que visitamos que aunque no fueron muchos, sí provocaron muchas emociones y grandes sensaciones. ¡Ah! Y esos horarios para comer o cenar que nos llevaban de cabeza :-)



Llegó el momento..., ¡nos vamos a la Provenza!


¡Hola jardineros! Espero que disfrutéis del veranito donde quiera que os encontréis. Seguro que los que tengáis vacaciones este mes os sentís en la gloria y los que trabajáis, pues ánimo y aprovechar las tardes que todavía son largas. No os dejéis amedrentar por el calor y refrescaros bebiendo mucha agua y dando algún chapuzón en piscina o playa, según se tercie.

Jardín Provenzal: el jardín francés sin demasiadas "formalidades"


Para mi ha llegado el ansiado momento de mi viaje a Francia. Nos vamos sin los chicos, a quienes echaremos de menos a pesar de todo :-) y sin más planes que hospedarnos en una preciosa villa provenzal con un jardín de ensueño desde donde hacer excursiones por el sur del país galo. Llevo una larga lista de rincones maravillosos que querría visitar: los campos de Lavanda, Grasse -capital del perfume-, Serre de la Madone en Menton, Eilenroc y sus viñedos, Niza y su antiguo observatorio, etc. Vivir unos días al estilo "Magia a la Luz de la Luna", peli que no ceso de recomendar a todo el mundo.


Mañana a estas horas estaremos en Cadaqués, haciendo un alto en el camino para descansar, que el viaje es largo. Por supuesto voy preparada con cámara de fotos y un montón de tarjetas de memoria para llenarlas de plantas y flores. Espero enseñaros todos mis descubrimientos a la vuelta y también retomar esas consultas que han quedado pendientes para ayudaros a poner bonitos vuestros jardines. 

¡Hasta pronto!

Una lección magistral sobre el arte de la topiaria


Hoy comparto un fantástico vídeo que seguro te será de gran utilidad si quieres aprender a dar forma a los arbustos de tu jardín. Yo no soy ninguna experta, pero me gustan tanto las plantas con formas redondeadas que con el tiempo he conseguido hacerlo medianamente bien. Soy absolutamente autodidacta en todo lo concerniente a la jardinería pero te aseguro que es cuestión de observación y voluntad a grandes dosis, un poco de proponértelo y lanzarte a la piscina sin miedo. Las primeras bolas de boj, laurel, evónimo o cual sea el arbusto que elijas saldrán un poco "raritas", pero con la práctica cada vez lo harás mejor y llegarás a contemplar con placer bellas formas conseguidas con tus propias manos.

Algunos trucos para hacerle la competencia a Eduardo "Manos tijeras" :-)


En mi pequeño jardín tengo tres esferas de Evonimus japonicus, un par de Laurus novilis (laurel) algo más alargados y un Teucrium fruticans también con forma globular. Además de hacerlo por gusto, el mantenerlos recortados me permite contener su crecimiento y que sus dimensiones no excedan un tamaño que para mi restringido espacio sería desmesurado. Cualquiera de estas tres especies llegarían a convertirse en auténticos árboles que invadirían mi jardín en un par de temporadas. 

No me siento maestra de este arte y no puedo dar lecciones pero os traigo un vídeo de un experto jardinero inglés en el que explica paso a paso este trabajo que realizado por él es auténtico arte. Ya veréis en las imágenes que jardines tan bonitos mantiene y con que precisión recorta los arbustos consiguiendo formas perfectas. Durante la visualización aparecen instrucciones y consejos escritos en inglés que al final os comento por si no entendéis el idioma.


Estos son los consejos que nuestro maestro jardinero nos da para conseguir una topiaria perfecta:

Podar y recortar durante los meses cálidos, entre marzo y octubre, cuando las plantas están en crecimiento y como máximo un par de semanas antes de los primeros fríos. Los recortes estimulan el crecimiento de ramas nuevas y produce plantas más densas.

Procura cortar cuando haya sombra o en días nublados sin lluvia ya que cortar a pleno sol puede provocar que las hojas cortadas se quemen y si se poda con tiempo muy húmedo puede producir una enfermedad fúngica. 

Lo ideal es podar al menos tres o cuatro veces al año aunque se puede recortar más a menudo si es necesario. Antes de pasar la tijera conviene dar un repaso manual al arbusto sacudiendo las ramas y tirando de ellas hacia afuera como si se cepillara, es importante para que el corte sea correcto y la planta quede densa, llena y sin agujeros. Cuando un peluquero corta el pelo lo peina e iguala para que no salgan trasquilones ¿verdad?, pues esto es parecido: hay que "peinar" la planta antes de cortar.

Es muy importante regar y alimentar bien el arbusto antes de darle una primera poda de formación, dejándolo crecer sin recortes durante al menos un año. El riego se debe aplicar en la base de la planta, evitando que las hojas se mojen, y es preferible uno o dos riegos largos a la semana que riegos cortos todos los días, las raíces se desarrollan en profundidad y eso fomenta plantas más sanas. También hay que cuidar el abonado y agregar a la tierra un fertilizante de liberación lenta de buena calidad, dos o tres veces durante la temporada.

Durante la poda conviene alejarse de la planta para observarla con perspectiva y ver que tal va el proceso, con la distancia se observan detalles que en la cercanía pasan desapercibidos: la forma de una planta aislada o el aspecto que va tomando un grupo de arbustos.

Con estos sencillos consejos y practicando sin miedo conseguirás hacerte un auténtico "manos tijeras". Persevera y no esperes la perfección en el primer corte: tiempo y paciencia!

125 años de Batalla de Flores en Valencia


La Batalla de Flores es uno de los actos más coloridos y divertidos de la Feria de Julio de Valencia y uno de los recuerdos más bonitos de mi niñez cuando junto a mis padres y hermanas nos situábamos en primera línea para lanzar flores a la interminable cabalgata de carrozas engalanadas que desfilaban por la Alameda, una bellísima avenida de nuestra ciudad. Este año se ha celebrado el 125 aniversario de este divertido evento y conforme marca la tradición, el último domingo de julio, al atardecer, arrancó el enfrentamiento floral que en pocos minutos inundó la calle de flores y colores.

Lo más que te puede pasar es que alguien con buena puntería te plante un clavelón en lo alto de la cabeza


Los orígenes de la Feria de Julio valenciana los encontramos en el siglo XIX, cuando el Ayuntamiento decide celebrar una feria anual para exponer toda clase de productos y así retener en la ciudad a los vecinos que buscaban otros lugares para librarse del calor. Como colofón de las fiestas se estableció la Batalla de Flores, un homenaje a la huerta valenciana y una manera original de celebrar la llegada del verano. 

A las 8 de la tarde comienza puntualmente la locura floral, las carrozas y calesas tiradas por caballos se ponen en marcha y empiezan a volar por los aires miles de flores amarillas y naranjas, en concreto se trata de tagetes que con algo de puntería caen sobre la cabeza del oponente y después pasa a formar parte de una extensa alfombra que cubre la calle. 

Una tradición maravillosa que yo este año no he podido contemplar pero que comparto con vosotros en estas magníficas imágenes que he podido encontrar. Dicen que es la batalla floral más antigua de España y si tienes oportunidad de acudir a Valencia el próximo año, te la recomiendo sin ninguna duda.


Fotografías: Las Provincias

Maestría inglesa en un borde de herbáceas


No cabe duda de que los jardineros ingleses dominan con maestría el diseño de bordes con herbáceas

En algunos casos las combinan con gramíneas, en otras arbustos y en muchas ocasiones con bulbos, como en esta fantástica composición en la que los alliums están en todo su esplendor. Azules, grises y púrpuras destacan entre las paredes verdes de tejos recortados, colores muy típicos de las frescas primaveras británicas tan diferentes a las que servidora acostumbra a vivir en el Mediterráneo.

Las plantas que aparecen en este bello rincón del jardín de Arundel Castle, en West Sussex, son más apropiadas para climas frescos y seguro que en el norte de nuestra península funcionan de maravilla. Junto a los Alliums Purple Sensation y Gladiator, ambos de gran tamaño, crecen Nepeta, Geranium, Stachys byzantina y lupinos blancos al fondo de la imagen.

Y si tu clima cálido no te permite cultivar estas plantas, puedes buscar alternativas como agapantos, tulbaghias, pelargoniums, salvias y lavandas, entre otras. El resultado puede ser igualmente hermoso pero mucho más resistente a los tórridos veranos mediterráneos.

La imagen es de Clive Nichols, el fabuloso fotógrafo de jardines del que ya he hablado en alguna otra ocasion. 

Un bonito ramo con flores silvestres


A veces las cosas más sencillas son las más bellas, un simple ramo de flores silvestres puede resultar tan hermoso como el más sofisticado bouquet de flores que uno pueda imaginar. Todas las flores tienen su encanto, adoro las rosas de mi jardín, los jazmines, las hortensias y las glicinias que cultivo, pero estas desconocidas que me encuentro cuando paseo por el campo me resultan fascinantes. Nadie las cuida, nadie las riega ni abona, nacen de manera espontánea y están por todas partes en el paisaje. Son fruto del diseño azaroso que la naturaleza imprime en los montes y bosques que recorro estos días.

No suelen estar en las floristerías, no son muy habituales, pero son flores bonitas como las que más


Hoy quiero compartir con vosotros este sencillo pero precioso ramo que compuse recogiendo algunas floras y hierbas del campo. No conozco el nombre de todas las plantas que lo componen, algunas son viejas conocidas identificadas en años anteriores y otras, a pesar de haberlas visto en numerosas ocasiones, son absolutas desconocidas para mi. Entre otras hay Daucus carota (zanahoria silvestre), Centaurea jacea (cártamo silvestre), Mentha spicata (hierbabuena) y Leucantnemun maximum (margarita gigante). Del resto desconozco el nombre, pero si identificas alguna me encantaría que me dijeras su nombre en un comentario.


Tengo mensajes por contestar, muchas consultas esperando respuestas en el correo y lecturas atrasadas entre los blogs de amigos, pero estos días andamos de vacaciones y es muy poco el tiempo que puedo dedicar al blog. A la vuelta prometo ponerme al día con todos vuestros comentarios, mientras tanto os deseo un feliz verano.

Los fascinantes jardines de Powis Castle, en Gales


Un jardín renacentista envuelve el majestuoso castillo medieval de Powis, situado en lo alto de una colina rocosa. En el descenso se recorren sucesivas terrazas entre jardines formales con parterres repletos de rosas y bordes de herbáceas. Las balaustradas que delimitan los espacios para salvar la diferencia de altura, las urnas rebosantes de flores junto a las escalinatas y las esculturas, vigilantes inertes del jardín, recuerdan los jardines toscanos de la época.

Nos llevaría días recorrer todos los rincones de este maravilloso jardín y conocer la fascinante historia que encierran los muros del Castillo de Powis

El castillo de Powis es uno de los muchos castillos y fortalezas que todavía permanecen en pié Gales, testimonio del poder que otorgaba al país su estratégica situación geográfica. Las referencias escritas no esclarecen con exactitud en qué periodo fue construido este castillo, pero hay constancia de que en sus orígenes fue sede del gobierno del reino de Powis hasta que en 1266 el último príncipe heredero renunció a su título y juró lealtad a la Corona Británica.

Tras pasar por diversas manos, el castillo es hoy en día propiedad del National Trust británico, la organización vela del cuidado de la propiedad. En su interior guarda multitud de joyas históricas y todo su exterior es un gran tesoro, uno de los pocos jardines barrocos que quedan en Gales.

Impresiona la majestuosidad y grandeza, tanto del castillo como del entorno. El contraste de los enormes muros rosados de la fortaleza con el verde de los prados y los tejos meticulosamente recortados que imitan gigantes rocas vivas. Es un placer para la vista descubrir jardines como este, pasear por sus caminos y explorar cada recodo gracias a las fotografía que otros paseantes comparten.


                     image_less_ordinary, Rob Phillips, steve p2008, graham elson

reciclar

Paisajistas

lugares con encanto

 
Volver arriba
Copyright © 2016 Guia de jardin. Blog de jardinería y plantas. Aprende a cuidar tu jardín.. Diseño OddThemes