28 julio 2016

Un bonito ramo con flores silvestres


A veces las cosas más sencillas son las más bellas, un simple ramo de flores silvestres puede resultar tan hermoso como el más sofisticado bouquet de flores que uno pueda imaginar. Todas las flores tienen su encanto, adoro las rosas de mi jardín, los jazmines, las hortensias y las glicinias que cultivo, pero estas desconocidas que me encuentro cuando paseo por el campo me resultan fascinantes. Nadie las cuida, nadie las riega ni abona, nacen de manera espontánea y están por todas partes en el paisaje. Son fruto del diseño azaroso que la naturaleza imprime en los montes y bosques que recorro estos días.

No suelen estar en las floristerías, no son muy habituales, pero son flores bonitas como las que más


Hoy quiero compartir con vosotros este sencillo pero precioso ramo que compuse recogiendo algunas floras y hierbas del campo. No conozco el nombre de todas las plantas que lo componen, algunas son viejas conocidas identificadas en años anteriores y otras, a pesar de haberlas visto en numerosas ocasiones, son absolutas desconocidas para mi. Entre otras hay Daucus carota (zanahoria silvestre), Centaurea jacea (cártamo silvestre), Mentha spicata (hierbabuena) y Leucantnemun maximum (margarita gigante). Del resto desconozco el nombre, pero si identificas alguna me encantaría que me dijeras su nombre en un comentario.


Tengo mensajes por contestar, muchas consultas esperando respuestas en el correo y lecturas atrasadas entre los blogs de amigos, pero estos días andamos de vacaciones y es muy poco el tiempo que puedo dedicar al blog. A la vuelta prometo ponerme al día con todos vuestros comentarios, mientras tanto os deseo un feliz verano.

Los fascinantes jardines de Powis Castle, en Gales


Un jardín renacentista envuelve el majestuoso castillo medieval de Powis, situado en lo alto de una colina rocosa. En el descenso se recorren sucesivas terrazas entre jardines formales con parterres repletos de rosas y bordes de herbáceas. Las balaustradas que delimitan los espacios para salvar la diferencia de altura, las urnas rebosantes de flores junto a las escalinatas y las esculturas, vigilantes inertes del jardín, recuerdan los jardines toscanos de la época.

Nos llevaría días recorrer todos los rincones de este maravilloso jardín y conocer la fascinante historia que encierran los muros del Castillo de Powis

El castillo de Powis es uno de los muchos castillos y fortalezas que todavía permanecen en pié Gales, testimonio del poder que otorgaba al país su estratégica situación geográfica. Las referencias escritas no esclarecen con exactitud en qué periodo fue construido este castillo, pero hay constancia de que en sus orígenes fue sede del gobierno del reino de Powis hasta que en 1266 el último príncipe heredero renunció a su título y juró lealtad a la Corona Británica.

Tras pasar por diversas manos, el castillo es hoy en día propiedad del National Trust británico, la organización vela del cuidado de la propiedad. En su interior guarda multitud de joyas históricas y todo su exterior es un gran tesoro, uno de los pocos jardines barrocos que quedan en Gales.

Impresiona la majestuosidad y grandeza, tanto del castillo como del entorno. El contraste de los enormes muros rosados de la fortaleza con el verde de los prados y los tejos meticulosamente recortados que imitan gigantes rocas vivas. Es un placer para la vista descubrir jardines como este, pasear por sus caminos y explorar cada recodo gracias a las fotografía que otros paseantes comparten.


                     image_less_ordinary, Rob Phillips, steve p2008, graham elson

Rosa filipes Kiftsgate, el rosal "asesino" :-)


La rosa filipes 'Kiftsgate' es la planta estrella de Kiftsgate Court, el maravilloso jardín en los Costwolds del que os hablaba en la entrada de ayer. Allí es donde se observó por primera vez este cultivar que data de 1938 y aunque se desconoce cómo se originó o cómo llegó hasta allí, el botánico inglés Graham Stuart Thomas le otorgó este nombre en 1952, en dedicatoria al jardín donde fue hallada. 


Rosa filipes 'Kiftsgate', un rosal monstruosamente bello y a los testimonios me remito


Para conocer un poco mejor este cultivar hay que saber que es una variedad de la especie tipo Rosa filipes, una rosa china introducido en Europa por los botánicos y exploradores británicos Ernest Henry Wilson y Alfred Rehder hacia 1915, después de descubrir el arbusto en una de sus expediciones a China formando matorrales en los bordes de los caminos y carreteras de algunas regiones del país. 


Rosa filipes es un arbusto de hoja caduca y porte trepador que puede alcanzar entre 5 y 9 metros de altura. Las flores son blancas, pequeñas (entre 2 y 2,5 cm de diámetro) y muy sencillas, cada una de ellas cuenta con solo 5 pétalos. Aisladamente no son rosas muy llamativas pero el gran atractivo de este rosal radica en su manera de florecer, las pequeñas rosas crecen agrupadas en corimbos (inflorescencias) de entre 15 y 30 cm de diámetro que pueden llegar a contener 100 flores cada uno. Es una planta muy vigorosa que emite fuertes tallos verticales llenos de espinas que le permiten anclarse a las ramas de los árboles y subir a una gran altura.

Si la especie tipo de este rosal es ya un arbusto fuerte, el cultivar 'Kiftsgate' es particularmente vigoroso y florífero. Forma ramilletes de flores perfumadas de hasta 45 cm de diámetro y tolera la sombra, algo necesario en un rosal trepador que crece encaramado a las ramas de los árboles. Del rosal original, el que crece en 'Kiftsgate' se dice que es el rosal más grande de Gran Bretaña llegando a medir 24 metros de altura, 27 de ancho y 15 de profundo. Según Anne Heather, propietaria y jardinera del jardín en la actualidad, comenta en su web que si el rosal no se podara regularmente podría causar las destrucción del enorme haya sobre el que crece.


En 1975, Elizabeth Coxhead, colaboradorada de la revista de la RHS dedicaba un artículo a Kiftsgate que por entonces solo había pasado por las manos de dos generaciones de mujeres jardineras (Heather Muir, fundadora, y Diany Binny, su hija) en el que hacía referencia al rosal. En el artículo titulado "El jardín de dos mujeres" aparecía el siguiente fragmento, cargado de significado:
"A pesar de los malos presagios sobre sus hábitos, los visitantes lo adoran y solicitan más esquejes enraizados de los que la señora Binny puede suministrar. Lo queremos para la entrada del garaje dicen alegremente, sin prestar atención a la advertencia de que puede que algún día no sean capaces de sacar en el coche.

Si alguna vez la casa y el jardín Kiftsgate caen en decadencia, la rosa Kiftsgate aprovechará la oportunidad y se convertirá en matorrales envolviéndolo todo como en un palacio de la Bella Durmiente."

Pero no es la única experiencia que he encontrado en la red sobre este rosal que se ha ganado por méritos propios el epíteto de "asesino". En su blog personal, Mindy, una jardinera escocesa con un jardín espectacular, nos cuenta su experiencia con el 'Kifstgate'. Las palabras que Mindy le dedica al arbusto son muy descriptivas:
"Junto con el tiburón blanco y el tigre de Bengala, la Rosa filipes 'Kiftsgat' debería ser temida por todos los seres humanos. Es depredadora y hambrienta, pero hermosa, como el tigre. Por eso la adoro, a pesar del peligro. No existe una rosa más reacia al control. Olvida la idea de poder guiarla correctamente sobre un edificio o un árbol pequeño. Puede que lo logres durante los primeros años pero después tendrás que luchar contra un cocodrilo."

Después de leer mucho sobre este rosal y conocer varias experiencias he llegado a la conclusión de que el rosal "Kiftsgate" es seductor y traicionero como el canto de las sirenas de Artemisa y si alguna vez lo veo buscaré un mástil al que atarme, como hizo Ulises, para vencer la tentación de plantarlo en mi pequeño jardín..., ¡por muy bello que sea!

Kiftsgate Court Gardens, fruto de tres generaciones de mujeres jardineras


Tres generaciones de mujeres jardineras son las artífices de este pedacito de cielo en la tierra, su labor a lo largo de los años han transformado el lugar en un maravilloso jardín. Se trata de un jardín privado en las faldas de una de las colinas de los Costwolds, con unas impresionantes vistas sobre la campiña inglesa y muy cerca de otra importante propiedad: Hidcote Manor, de la que ya hablamos días atrás.

Tres generaciones de manos femeninas han moldeado este jardín hasta convertirlo en el paraíso que es hoy en día


Corrían los felices años 20 del pasado siglo cuando la primera de ellas, Heather Muir, se estableció en la finca y construyó el jardín. Amiga personal de Lawrence Johnston, propietario y jardinero de Hidcote Manor, siguió sus consejos e indicaciones para realizar un sencillo diseño consistente en una zona formal pavimentada delante del pórtico y terreno con árboles y flora autóctona más allá. Heather quería que un jardín silvestre, sin planificación ni diseño sobre el papel, lo que otorgó al lugar una aire femenino en contraste con las líneas más masculinas que su amigo Johnston imprimió en su jardín de Hidcote. 


Durante los años 30 se abordaron las terrazas más bajas para hacerlas accesibles, se construyeron escaleras que permitieran recorrerlas bajo la sombra de los árboles disfrutando durante el paseo de las fascinantes vistas de las tierras bajas. Simplicidad y sencillez natural es el cariz predominante durante los primeros años de vida del jardín.


A mediados de los años cincuenta es Diany Binny, hija de Heather, quien se encarga del cuidado del jardín, a ella se debe la creación de la fabulosa piscina semicircular en la parte baja. También fue Diany la que encargó las esculturas del reconocido artista británico Simon Verity que se pueden encontrar en algunos tramos de los paseos. El jardín blanco fue rediseñado por ella para incorporar una pequeña fuente con embocadura de pozo en el centro. 


Diany fue una figura importante en el desarrollo de Kiftsgate ya que además de mantener la tradición jardinera transmitiendo el amor por las plantas y el jardín a su hija, abrió la propiedad al público para que otras personas pudieran disfrutar de este vergel cuidado con mimo por su madre, ella y su hija.

Anne Heather, nieta de la fundadora de Kiftsgate tomó el testigo de su madre y cuida hoy en día el jardín contando con la ayuda de unos pocos empleados. Una de las tareas acometidas por Anne fue la adición del nuevo jardín de agua en lo que antes era la pista de tenis. Continúa la tradición familiar mejorando el jardín con la incorporación de nuevas e interesantes plantas que complementen los esquemas de color que se establecieron cuando el jardín fue originalmente diseñado por la familia. 


Este oasis verde y fresco está situado en Chipping Campden, cerca de la ciudad de Gloucestershire, en Inglaterra. Si quieres ampliar información puedes encontrar más datos en su web, allí encontrarás muchos datos sobre las diferentes zonas del jardín, detalles de su historia y los horarios de apertura, por si tienes posibilidad de visitarlo. Todo en inglés, ¡claro! :-)

Huevos de Pascua Imperiales creados por Fabergé, uno de los mejores orfebres de todos los tiempos

Huevo de los Lirios del Valle (TheTelegraph)

Sé que no tiene mucho que ver con el tema que ocupa a este nuestro blog -quizás un poco por los motivos florales representados- pero hoy he vuelto a encontrar estas fabulosas joyas en una de las revistas con las que entretengo algunos minutos de ocio estival y he decidido dedicarles una entrada. Estas piezas únicas de orfebrería son unos de los tesoros más codiciados por coleccionistas, tanto como los cuadros de Van Gogh. 

La Pascua es una festividad importante en el calendario ortodoxo y en Rusia es tradición, desde tiempo inmemoriables, regalar huevos de Pascua. La aristocracia y la realeza participaban también en esta costumbre popular y el zar Alejandro III cumplía con la tradición con toda la pompa y lujo que cabía esperar de una de las cortes más ricas y ostentosas de Europa. 


Fue en 1885 cuando el zar encargó a Peter Carl Gustavovich Fabergé, el joyero más célebre de la época y artesano de cabecera de monarca ruso, la fabricación de un huevo digno de una reina con el que obsequiar a su esposa, la zarina, en tan señalada festividad. El exclusivo regalo tuvo tanto éxito que desde entonces, cada año Fabergé hubo de fabricar un nuevo huevo exclusivo y diferente al anterior para satisfacer el apetito de María Fiódorova por las joyas. Con el paso de los años, la costumbre terminó por institucionalizarse en la casa Romanov y el joyero llegó a crear 43 huevos diferentes para la familia real.

Tras la muerte de Alejandro, su hijo Nicolás II mantuvo viva la tradición alimentando el prestigio internacional de Fabergé que confeccionaba los encargos con esmero. La fabricación de cada huevo requería varios meses de dedicación artesanal aplicando técnicas novedosas y produciendo algunas de las obras cumbre de la orfebrería de todos los tiempos. Fabergé trabajaba el oro con una destreza magistral aplicando esmalte traslúcido según técnicas que había aprendido en París.

Durante 32 años Peter Carl llegó a a crear hasta 69 piezas diferentes, para la familia real y para otras familias de la corte. En 1917 la Revolución Rusa puso fin al reinado de la dinastía Romanov y con ello a los encargos reales y la fabricación de los huevos de Fabergé.

Huevo de hojas de trébol (whatsimonsaid)

En la actualidad, estas piezas están repartidas por todo el mundo. Diez de los huevos pertenecen al Kremlin, entre ellos el Huevo de la Coronación, el más famoso y preciado. Nueve de los huevos pertenecieron hasta 2004 a la acaudalada familia Forbes, después se vendieron al millonario ruso Viktor Vekselberg por un precio que se estima rondaba los 120 millones de dólares.

Tercer huevo imperial de Fabergé (sparkle)

Otras piezas están en poder de la Reina de Inglaterra (fueron compradas por su abuelo Jorge V), otros en museos norteamericanos y otros en instituciones suizas, Hasta ocho unidades se hallan en paradero desconocido. Una de las últimas piezas fue descubierta por un comprador de oro americano que adquirió el huevo por 8000 dólares según el valor de su eso en oro y las piedras preciosas que llevaba incrustadas, más tarde descubrió que se trataba de un original de Fabergé y que su valor de mercado se acercaba a los 20 millones de dólares. 

Huevo del Carrousel (Pinterest)

Cada huevo lleva en su interior una sorpresa: un reloj, una figura con movimiento o sonido, una joya especial, etc. El huevo del cisne de oro contiene un mecanismo que al abrirlo hace girar y mover las alas al pequeño cisne de oro que encierra en su interior. Este otro huevo esmaltado no parece excesivamente sofisticado pero dentro hay una pequeña jaula con un diminuto pajarillo que emite delicados trinos al ver la luz.

Huevo del pájaro enjaulado (Pinterest)

Os aseguro que no soy coleccionista ni tan siquiera aficionada a la joyería. No me atrae sobremanera los metales nobles, las piedras preciosas ni las joyas sofisticadas. Pero los huevos de Fabergé encierran años de historia relacionados con una dinastía apasionante y son tan elaborados, coloridos y originales que confieso que son mi debilidad, aunque no creo que me gastara tanto dinero en ellos ni aunque lo tuviera :-)

Westbrook House, una oda a la simetría y la perspectiva


En fechas vacacionales me encanta visitar (aunque solo sea de forma virtual) lugares como este que os traigo hoy, casas rurales que ofrecen alojamiento y desayuno a los huéspedes en un entorno campestre lleno de encanto y donde todo se cuida hasta el más mínimo detalle para ofrecer una estancia placentera al visitante. En esta ocasión nos acercamos a conocer Westbrook House, a unos 5 kilómetros del municipio de Glastonbury en el condado de Somerset.

Un lugar para alojarse en vacaciones con un jardín espectacular


Hay muchos lugares interesantes para visitar en Reino Unido, sobre todo si aprecias la jardinería y disfrutas paseando por míticos jardines, pero lugares como Glastonbury ofrecen otras actividades apasionantes. En esta localidad inglesa se celebra en verano el Festival de Glastonbury de las Artes escénicas contemporáneas, conocido por su música contemporánea y también por la danza, comedia, teatro, circo, cabaret y otras artes. Entre otros sitios de interés que se pueden encontrar en este pueblo están la colina de Glastonbury Tor y la Abadía de Glastonbury, lugares relacionados con la leyenda del Rey Arturo. Cerca de Glastonbury se sitúan ciudades como Bristol y Bath, ambas de gran interés turístico.

Pero volviendo al lugar que nos ocupa, Westbrook House es una casa que ofrece B&B (alojamiento y desayuno) en un entorno idílico donde además de la campiña que rodea la casa, destaca el espectacular jardín de 12.000 metros cuadrados cuidado hasta el más mínimo detalle por sus propietarios, Keith Anderson y David Mendel.

La propiedad cuenta con tres jardines distintos de diseño formal alrededor de la casa por los que se accede a una zona abierta cubierta por un prado verde, fresco y relajante rodeado de bordes mixtos en los que crecen bulbos de primavera, rosas, lilas y otras especies de temporada

A la vista de las imágenes no sabría decir qué zona me gusta más. Mi debilidad por los jardines formales hace que me incline por esa zona cercana a la casa donde la simetría y la profundidad son las protagonistas, pero la amplitud de la pradera verde rodeada por herbáceas y arbustos de flores que separa el jardín formal de la campiña que envuelve la finca me produce también una intensa emoción.

Os dejo algunas imágenes de este bello jardín y si quieres ampliar información, solo tienes que acceder a la web de Westbrook House.


reciclar

Paisajistas

lugares con encanto

 
Volver arriba
Copyright © 2016 Guia de jardin. Blog de jardinería y plantas. Aprende a cuidar tu jardín.. Diseño OddThemes